Shakira | EFE

La grave enfermedad de Shakira que le obliga a pasar controles una vez al mes en Barcelona

stop

La cantante colombiana y sus visitas mensuales

16 de julio de 2020 (12:35 CET)

Los fans de Shakira saben muy bien que, por mucho que la de Barranquilla sea ahora de nuevo una mujer feliz, sigue teniendo un grave problema en sus cuerdas vocales. Y es que la inflamación y la hemorragia que le obligaron a cancelar su gira y pasar por el quirófano requiere que pase controles al menos una vez al mes en Barcelona.

Tal y como ha apuntado la colombiana en una reciente entrevista, el momento en el que perdió la voz fue uno de los más duros de su carrera. la noticia llegaba en 2017 a través de Twitter: “Los médicos detectaron que se había producido una hemorragia en mi cuerda vocal derecha. Desde entonces me entregué plenamente al reposo de la voz tal y como me lo habían recomendado los especialistas con el fin de recuperarme a tiempo para el primer concierto en Colonia. Desafortunadamente la hemorragia parece no haberse reabsorbido aún y mi pesadilla continúa. Y actualmente me encuentro en una batalla muy dura por mi recuperación”, apuntó Shakira.

El problema de Shakira con su voz

Una entrevista en la que se sincera sobre el tema: “Antes daba por sentado que siempre tendría mi voz. Tener que contemplar la posibilidad de que pudiera perderla me hizo cuestionarlo todo y confieso que estaba bastante deprimida. Había días que ni salía de la cama. Perder mi voz fue como perder toda mi identidad”, apunta.

Por suerte, la operación tuvo un resultado exitoso y, meses después, Shakira sí que pudo viajar por todo el mundo actuando y deleitando a sus fans. Una gira que es la protagonista de un documental que estará disponible en HBO y del que ha hablado en esta entrevista a Zona Pop CNN.

“Creo que en la película muestra muy bien cómo he vivido este tour, pero lo que más recuerdo de esa gira son los rostros de los fans, cómo me los grababa. Cuando actuaba esta vez tenía la sensación de que el tiempo paraba durante las casi dos horas que estaba en el escenario. Y en ese tiempo detenido fui fijándome en las caras de la gente, en sus reacciones… su cariño me alimentaba en un momento en el que más lo necesitaba, cuando perdí la voz. Cada concierto fue la culminación de ello”, comenta una Shakira que, eso sí, por mucho que haya dejado lo peor atrás, sigue teniendo su problema con la voz presente.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad