La gran farsa de Leo Messi y Cristiano Ronaldo con el Balón de Oro

stop

Los dos jugadores más reconocidos del mundo se retoralimentan en su mano a mano

Leo Messi saluda a Cristiano Ronaldo tras recibir el quinto Balón de Oro | EFE

16 de septiembre de 2016 (17:08 CET)

¿Y si Leo Messi y Cristiano Ronaldo no son tan enemigos como todo el mundo cree? ¿Y si ambos han convenido alimentar su rivalidad para favorecerse comercialmente? Hipótesis. Pero la verdad es que con sus goles, la rivalidad Barça-Madrid de por medio y la participación de las dos marcas deportivas más poderosas del mercado, Adidas y Nike, ambos han logrado convertirse en los iconos del deporte por excelencia. Ello no solo les garantiza los contratos más lucrativos del mundo, sino también los más prestigiosos trofeos individuales.

La realidad es que si Messi y Cristiano no tuviesen el impacto mediático que tienen no habrían ganado tantos galardones del Balón de Oro. Han salido claramente favorecidos de la asociación de la revista francesa con la FIFA para otorgar el premio individual con más caché del deporte. Messi suma cinco, mientras que Cristiano va camino de conseguir el cuarto este enero. Si no fuesen quienes son, seguramente ambos tendrían, al menos, un Balón de Oro menos.

Destinados a romper

Tanto es así que la FIFA y France Football –la revista que históricamente entrega el Balón de Oro– han roto relaciones. Los dos premios volverán a entregarse por separado. La intervención de entrenadores y capitanes de selecciones en las votaciones ha alterado los resultados que hubiesen salido de votar únicamente periodistas. Las dos partes han decidido volver a las andadas.

Teniendo en cuenta los votos solamente de los periodistas, Messi no habría ganado el Balón de Oro de 2010. Donde hasta cuatro jugadores partían con ventaja sobre el argentino por los logros conseguidos con sus equipos en los terrenos de juego: Sneijder, Iniesta, Forlán y Xavi. Según la prensa, el centrocampista holandés hubiese ganado aquella edición.

La injusticia de Ribéry

Cristiano Ronaldo también tendría un título menos: el de 2013. Aquel año coincidió con el bajón deportivo de Messi, que se lesionó de gravedad y fue testigo de como el Bayern Múnich bailaba al Barça en las semifinales de la Champions. Ronaldo ganó el premio por delante de Franck Ribéry, que conquistó el triplete con el Bayern entrenado por Jupp Heynckess.

El resto de años, la prensa coincidió con los ganadores, pero Messi habría sido bronce en dos ocasiones (2013 y 2014) en lugar de plata. Del mismo modo, Neymar no habría obtenido la tercera plaza, que habría ido a parar a manos de Andrés Iniesta.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad