“¡Shakira no puede más!”. Piqué calla (pero hay lío. Y muy gordo) | Instagram

La fiesta loca de Shakira con Piqué y Messi (¡Ojo a cómo van!)

stop

Así se lo pasaron el defensa y el delantero del FC Barcelona junto a la de Barranquilla

20 de febrero de 2018 (12:55 CET)

Mal asunto. Tal y como adelantó Diario Gol hace meses, la relación entre Shakira, la pareja de Gerard Piqué, y Antonella Roccuzzo, la mujer de Leo Messi, es realmente mala. O peor: simplemente no se llevan.

La de Rosario no le perdona a la colombiana que se entrometiera en la relación que tenía el central culé con Núria Tomás, la hija del conocido empresario jamonero Enrique Tomás, antes de que apareciera la de Barranquilla.

Con Shakira empezó todo

El defensa arrastraba una relación con Tomás desde hace tiempo, pero entonces apareció Shak y la historia de amor entre Gerard y Núria se fue al traste, dando lugar a la que aún mantienen hoy en día el jugador y la artista.

Un asunto que no ha enturbiado la amistad que une al zaguero y a Messi, pero que ha borrado las quedadas que hacían antaño, cuando ambos jugadores eran mucho más jóvenes. A Antonella ya no le hace ninguna gracia verse con Piqué y Shakira, lo que ha llevado a Leo a dejar de frecuentarse tan a menudo con su compañero y amigo.

El pasado fiestero de Piqué y Messi

Citas como la que se puede ver en la fotografía. En ella aparecen los dos futbolistas con unos cuantos años menos y en un estado que no parece ser muy sobrio. Poco recomendable para un deportista de élite.

Gerard Pique mesis fiesta

Fue una de las últimas fiestas que se pegaron los dos jugadores del Barça. Tal y como se aprecia en la instantánea, Shakira ya había aparecido en la vida de Piqué. El central hacía poco que se veía con la cantante y no tardó en iniciarse el distanciamiento entre las dos parejas. Fueron otros tiempos.

Cabe decir que ahora, tanto Antonella y Leo como Shakira y Piqué tienen otras labores, entre las que está cuidar de sus hijos, antes de irse de fiesta a los locales más conocidos de Barcelona. Fueron otros tiempos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad