La “estremecedora” foto de Sara Carbonero: “Se le ve eso”

stop

La esposa de Iker Casillas muestra su fuerza interior en esta foto

24 de marzo de 2020 (14:42 CET)

Sara Carbonero siempre ha dado la cara. La esposa de Iker Casillas nunca se ha escondido por nada. Y buena prueba de ello la hemos visto a lo largo del último año.

La de Corral de Almaguer nunca escondió los problemas de salud que ha padecido desde el pasado mes de mayo. Nos referimos al tumor que le detectaron en el ovario y por el cual fue intervenida de urgencia.

Entonces Sara no ocultó el problema. Y tampoco que los análisis señalaban que era un tumor maligno. Como tampoco que ha tenido que someterse a un tratamiento de quimioterapia.

Sara Carbonero, para lo malo y para lo bueno

Y por supuesto, si compartió las malas noticias, también lo hizo con las buenas. Como cuando dio a conocer que había conseguido dejar atrás la quimio. O como cuando empezó a recuperar sus rutinas, como sus horas de ejercicio o sus encuentros con amigos y allegados.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Re-comenzar . #yoportítúpormi #labuenaenergíasecontagia #pilates #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Una etapa en la que Carbonero ha mostrado a partes iguales naturalidad y fortaleza. Sus otras dos virtudes al margen de su belleza. Y así lo ha demostrado desde sus primeros pasos hacia la fama.

La estremecedora foto de Sara Carbonero

Por ejemplo, cuando mostro al mundo la cicatriz que tiene en el brazo y que le acompaña desde muy jovencita. Concretamente, desde que “tenía 3 años” y tuvo un pequeño accidente. Ella misma lo reveló. "Me caí de un tobogán y me rompí el brazo por varios sitios. Era un trasto", confesó la WAG.

Además, Sara publicó una foto en las redes sociales en la que mostraba la mencionada cicatriz y que muchos definieron como “estremecedora”. “Se le ve eso”, comentaban alucinados. “Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, los diamantes y el conocerse a uno mismo”, escribió la periodista. Pero se olvidó la cuarta: la propia Sara.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad