La durísima realidad de Cesc Fàbregas llega al vestuario del Barça: el drama que el jugador del Chelsea pide que no se cuente  

stop

Antonio Conte pone al catalán en la palestra

Cesc Fàbregas celebra un gol con el Chelsea

28 de agosto de 2016 (12:57 CET)

Pintan bastos. Cesc Fàbregas ha comenzado la temporada con el pie izquierdo en el Chelsea. Lo que debía ser la continuidad de un curso en el que el crack catalán había sido un enclave fundamental, ha cambiado radicalmente. La entrada de Antonio Conte al banquillo del club británico, ha dejado retratado al de Arenys de Mar. Y es que el nuevo técnico blue no cuenta con el centrocampista para su equipo titular.

La situación pasa de castaño oscuro. Jornada tras jornada, a Cesc se le va agotando la paciencia. El jugador estaba acostumbrado a ser una pieza clave del once titular, pero sin embargo, con la llegada del italiano al equipo, las tornas han cambiado. Tras tres jornadas de Premier League disputadas, Fàbregas se ha visto relegado a un rol secundario. Conte ha decidido dejarlo sentado en el banquillo y parece que la cosa no va a cambiar: el Chelsea se mantiene invicto en la competición liguera.

Conte le hace la cama a Cesc Fábregas

Con esta postura, parece ser que el de Lecce ha puesto en la palestra al ex azulgrana. Y es que el jugador no quiere pasar un año en la sombra, por lo que sus agentes ya han movido los hilos para buscarle una salida de primer nivel. Sin embargo, parece que esta búsqueda no está dando los resultados deseados. El caché de Cesc ha bajado en picado y los grandes de Europa no están interesados en pagar altas cantidades por el futbolista.

Según han podido saber allegados del de Arenys de Mar en el vestuario del Barça, Fábregas está pasando un mal trago, ya que intuye que su posible salida será cuanto menos complicada. Las novias no le caen al catalán y las únicas ofertas que le llegan son de equipo de nivel medio. Cesc no quiere pasar un año con un rol residual en el Chelsea, pero parece que las alternativas que contemplaba para echar el vuelo no responden como él creía. Y es que al parecer el supercrack ya no levanta pasiones como en años atrás. La luz no brilla como antes. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad