La cicatriz secreta de Sara Carbonero (la foto prohibida que arrasa en las redes)    

stop

La esposa de Casillas luce sus imperfecciones

Sara Carbonero tiene un lío en Oporto (ojo con Iker casillas) | EFE

02 de febrero de 2017 (14:02 CET)

Natural como la vida misma. Desde que dio un paso al frente y se lanzó a la fama, Sara Carbonero ha destacado por su naturalidad y belleza.

La esposa de Iker Casillas apareció en la pequeña pantalla en 2007. Ya hace 10 años, aunque la realidad es que su crecimiento ha sido espectacular. La tímida joven de 23 años, deslumbró por su físico en La Sexta. Desde entonces ha ido subiendo como la espuma.

En el mundial del 2010 en Sudáfrica culminó su etapa de mayor esplendor. Y es que la toledana oficializó su relación con el guardameta español en el mejor de los momentos. El famoso beso tras ganar la copa condujo a Sara a lo más alto.

Un icono de la moda

Desde ese momento, su caché ha ido subiendo a marchas forzadas. La chica de los Deportes de Telecinco se ha convertido en una auténtica it-girl. Tanto es así que Carbonero ya es considerada una de las influencers más codiciadas.

A día de hoy, su vida ha cambiado por completo. Afincada en Oporto, junto a Casillas, la pareja está casada y vive felizmente con dos hijos en común. Todo les sonríe.

Sin embargo, Sara no solo destaca por su belleza y sus trabajos en la pequeña pantalla, sino que la de Corral de Almaguer ha aprovechado su popularidad para defender otros temas.

El detalle con Tania Llasera

Muy natural y sutil, la presentadora se ha caracterizado para ser una mujer de lo más transparente. Y es que aunque se cuida mucho y su cuerpo no tiene desperdicio, Carbonero nunca ha escondido las imperfecciones.

En este caso, la gran prueba de ello saltó a la luz hace unos meses. La televisiva Tania Llasera fuera criticada por las redes sociales por su aumento de peso. Tras dejar de fumar, la rubia cogió algunos kilitos.

Un aluvión que comentarios que dejaron en evidencia a la colaboradora de Telecinco. Los detractores fueron más que injustos. Sin embargo, la toledana quiso dar un paso al frente para echarle un capote a su compañera.

En un arranque de sensatez, la esposa de Iker colgó unas fotografías en las que se podía ver perfectamente una cicatriz que la morena tiene en el brazo.

La naturalidad acompaña a Sara

Sara se desprendió de inseguridades y publicó las fotografías  junto al mensaje: "Francisco de Asís llamaba "benditas imperfecciones" a los defectos que todos tenemos".

Un paso al frente de la presentadora que encendió las redes sociales. Los seguidores de las dos divas no dudaron en aplaudir el bonito gesto de Carbonero. No todo es perfecto, eso es lo especial. 

Fotografía del blog de Elle

Fotografía de Vogue

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad