Sara Carbonero arrasa con unas medias espectaculares | EFE

La bronca de Sara Carbonero (y la cosa se va de madre en Oporto)

stop

La pareja de Iker Casillas está de nuevo en el centro de la polémica

25 de octubre de 2017 (11:31 CET)

Se avecina tormenta en Oporto. Sara Carbonero e Iker casillas están en el punto de mira. La pareja ha pasado der ser una de las más queridas de la ciudad y del país a convertirse en el centro de todas las críticas.

¿La razón? Nada más y nada menos que el propio Casillas. En los últimos días han salido varias informaciones que ponen en un serio aprieto a Iker.

Por un lado, la FIFA ha apercibido al Porto FC por un problema con el fair play financiero. El club portugués arrastra una fuerte deuda económica y necesita desprenderse de su jugador más ‘caro’.

Tras la renovación, que fue a la baja, el ex del Real Madrid sigue siendo el mejor pagado de la plantilla y del país: 7.5 millones de euros por temporada. Algo que el club ya no se puede permitir y por eso quiere desprenderse del portero en enero.

No solo es cuestión de dinero

Pero los problemas de Casillas van más allá de la estabilidad económica de su club. En lo deportivo, Iker está pasando de nuevo por un episodio que ya vivió en el Real Madrid: verse relegado al banquillo.

Su entrenador, Sergio Conceiçao, no está nada conforme con la actitud del guardameta durante los entrenamientos y las concentraciones. Parece ser que el español está más pendiente del teléfono móvil que de la pelota. Algo de lo que ya se le acusó en el Real. Una información destapada por O Jogo que ha calentado a la afición como nada.

Sara también en el ojo del huracán

Todo ello ha provocado que los aficionados del club hayan pasado de venerar a Iker y a Sara a marcarlos con una cruz. En las redes sociales ya abundan los comentarios negativos y ofensivos hacia ellos tras lo destapado por el citado medio y son cada vez más los que piden a la pareja que abandone Oporto en el mercado invernal. No quieren que de nuevo la FIFA vuelva a expedientar al Porto y la salida de Iker aliviaría, y mucho, económicamente al club. Ni, aseguran, quieren a un portero venido a menos con aires de estrella en su club.

Algo que, de momento, parece que no va a suceder. La edad -36 años- y la alta ficha de Casillas son un gran impedimento a la hora de encontrar equipo en Europa. La MLS/Qatar son la mejor vía de escape, pero nunca antes de verano.

Toda esta bronca alrededor de Iker está salpicando también a una Sara que no hace tanto era una de las mujeres más queridas e idolatradas de Portugal. Una realidad que cambia día a día. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad