La pareja española no se pone de acuerdo | EFE

La bronca de Sara Carbonero con Iker Casillas que arrasa en Oporto

stop

La comunicadora y el portero español y su discusión más comentada

05 de febrero de 2018 (16:04 CET)

No se ponen de acuerdo. Y la bronca ha sido de las gordas. Sara Carbonero e Iker Casillas discrepan sobre cuál debe ser el futuro destino del portero español. Una cosa sí está clara: en verano deben marcharse.

El Porto FC ya le ha comunicado al ex del Real Madrid que no le renovarán el contrato. De hecho, y de ahí la discusión con Sara, le están apretando para que se marche cuanto antes.

En marzo sería una muy buena opción para los portugueses. ¿Por qué en marzo? Porque es cuando empieza la MLS, la liga de fútbol americana. Y es que en Portugal saben que en América lo están esperando con los brazos abiertos, y quieren que haga las maletas ya y se marche.

Sara se niega

Una posibilidad que a Sara no le gusta un pelo. Quiere quedarse en Oporto al menos hasta el verano. Está encantada con su vida allí y no quiere irse. El problema es que Carbonero no está teniendo suerte con sus ‘deseos’.

Cuando hace meses le dijeron a Iker que no contarían más con él una vez llegue junio, la influencer le pidió a su marido que buscara equipo en una de sus ciudades favoritas: Londres.

La respuesta fue ridícula. Ninguno de los grandes de la capital inglesa quiso saber nada de él. De hecho, ningún equipo potente en Europa se ha interesado por Casillas. Tan sólo ha habido una liga que sí que lo ha querido fichar. La liga turca. Una opción que Sara descartó desde el momento en el que se le planteó.

No hay otra

Eso implica que a Iker solo le queda una salida: poner rumbo a América. Una opción que atrae al portero español, en especial sabiendo que su último gran contrato será de los gordos. Y es que en la MLS pagan, y muy bien, a las estrellas que provienen de Europa.

Eso sí, de momento nada. Carbonero no está dispuesta a hacer las maletas ahora. Ella quiere quedarse en Oporto sí o sí hasta el verano. Luego ya se verá.

Veremos si finalmente se cumple la voluntad de Sara o la de Iker, pero lo que está claro es que las broncas por el futuro destino no tienen pinta de que se vayan a acabar pronto.