La bomba de Iker Casillas que dispara las carcajadas en el Real Madrid

stop

La conflictiva salida del mítico portero todavía colea en el club blanco

Iker Casillas, llorando en su despedida del Real Madrid

12 de enero de 2017 (18:34 CET)

Iker Casillas se fue del Real Madrid por la puerta de atrás. Sus méritos nunca fueron debidamente reconocidos en su última etapa. Ello complicó las cosas.

La relación del entonces capitán blanco con Florentino Pérez distaba mucho de ser óptima. El presidente no quería poner a un portero a la altura de los grandes cracks.

El conflicto con José Mourinho tampoco le ayudó. Casillas se ganó la fama de topo por sus filtraciones a la prensa, que siempre le trataba demasiado bien.

Tan solo Josep Pedrerol, cuyo hilo directo con Florentino es de sobra conocido, mantenía al portero de Móstoles a raya. Y así sigue siendo.

Hasta los 50 años

Ahora, Casillas lleva una vida feliz en Oporto. Lejos de polémicas, junto a su amada Sara Carbonero, con la que pasa mucho tiempo tranquilo, en paz y armonía.

Sin embargo, desde Madrid siguen todos atentos a sus movimientos. El grupo Mediaset –donde trabajaba Sara– para seguirlo exaltando. El grupo Atresmedia –con Piqueras y Pedrerol a la cabeza– para sacar punta a todos sus deslices.

Y el último ha desatado las carcajadas. Más que nada porque, aunque parece una broma, los que le conocen saben que puede ser que lo diga en serio.

Y es que Casillas tiene una fama de pesetero tan grande que cualquiera se creería que es capaz de intentar seguir en activo hasta los 50 años para seguir cobrando del bote.

El caso Miura

Su última publicación en las redes sociales sirve para destacar la figura del japonés Kazuyoshi Miura, futbolista del Yokohama FC que ha sellado un acuerdo para seguir en su club hasta los 50 años.

Ni corto ni perezoso, Casillas tira de ironía para destacar que él pensaba jugar hasta los 40 años, pero que tras ver la noticia de Miura se plantea alargarlo hasta los 50.

El comentario ha desatado todo tipo de risas y risotadas en el club blanco. Especialmente desde la cúpula que preside Florentino, pero también desde el vestuario. Hasta sus ex compañeros lo toman a broma.