La boda clandestina entre Iker Casillas y Sara Carbonero en Boadilla del Monte

stop

Los tortolitos han fraguado una alianza de amor eterno en la más estricta intimidad

Iker Casillas y Sara Carbonero se casan en secreto

29 de marzo de 2016 (18:29 CET)

Sin luces ni taquígrafos. En la más estricta intimidad. Con su hijo Martín, de dos años y tres meses, como principal testimonio del enlace. Así fue la boda clandestina de Iker Casillas y Sara Carbonero en el pequeño municipio rural de Boadilla del Monte, según adelanta la revista ¡Hola!.

La pareja, extasiada por el acoso al que los someten los medios de comunicación, no invitó a la boda ni a sus propios padres. Querían que nadie estuviese al corriente. Por ello pidieron máxima discreción al ayuntamiento de Boadilla, donde se dieron el sí quiero el pasado domingo 20 de marzo sobre las 13:00 horas.

Además de Martín, solo acudieron los dos testigos. Uno de ellos era Irene, la hermana de Sara, mientras que el otro todavía se guarda en secreto. La pareja aprovechó el parón de selecciones para desplazarse a Madrid y casarse antes de la concentración con la Roja.

"Era la única manera de poder casarse sin que aquello se convirtiera en un espectáculo era hacerlo así", explica un amigo íntimo de la familia en declaraciones al diario ABC. Muy al contrario de lo que han hecho varios de sus compañeros en la selección, como Andrés Iniesta y Xavi Hernández, que organizaron bodorrios a lo grande. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad