Jueguete roto: la confesión más dura de Víctor Valdés 

stop

El portero catalán sigue sin confianza después de unos duros meses

Víctor Valdés defiende la portería del Standard Lieja en la Liga de Bélgica | SL

03 de julio de 2016 (10:36 CET)

La gran pesadilla no termina. Víctor Valdés está viviendo unos meses muy complicados. Y es que desde que decidió dejar el Barça, el guardameta español va de mal en peor. La lesión que le sorprendió en sus últimos días en el club azulgrana, ha marcado su futuro negativamente. Pasó del todo al nada. Ahora sigue lamentándose.

Al portero catalán no le sale nada bien. Fue una pieza fundamental en el mejor Barça de la historia, pero decidió echar el vuelo. Valdés firmó por el Mónaco, pero el club decidió prescindir de sus servicios al lesionarse la rodilla. Una pesadilla. En este terrible momento, parecía que Louis van Gaal le iba a echar un capote. Pero el sueño inglés le salió rana. Y es que el paso de Víctor por el Manchester United fue una agonía. El de Gavá acabó saliendo por la puerta de atrás hacia un equipo de segunda fila, el Standard de Lieja.

Víctor Valdés no confía ni en él mismo

La trayectoria de los últimos años resulta muy sorprendente cuando hablamos de un portero que estaba en su mejor momento. Valdés se situaba en el top de la lista de guardametas a nivel europeo. Pero ahora todo esto ha quedado en nada. Y es que el catalán tiene carta libre para negociar con el club que desee. El problema, según desvela Okdiario,  es que el futbolista no está convencido de que pueda volver a rendir al nivel más alto. No se ve con capacidades de defender la portería de un gran club europeo.

Por su parte, Guardiola está dispuesto a ayudarle de nuevo. El de Santpedor se ha puesto en contacto con el jugador para completar la lista de porteros del Manchester City. Frente a ello, la inseguridad del de Gavá ha vuelto al acecho. Y es que Valdés no tiene claro su futuro. Según afirma Okdiario, Víctor cree que tras la grave lesión que ha sufrido no ha podido volver a ser el gran portero que era. Por ello, el jugador busca poder aterrizar en un club de segunda fila, en el que pueda recuperar su confianza.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad