Iker Casillas arruina a Sara Carbonero

stop

La caída de los negocios del portero repercuten directa y negativamente en su esposa

la marca de Iker Casillas cae en picado

08 de febrero de 2017 (20:06 CET)

Cotizan a la baja. Los negocios de Iker Casillas y Sara Carbonero están cayendo en picado. Así se desprende del último informe presentado ante el Registro Mercantil, al que ha tenido acceso Diario Gol. La mala administración del portero español en los últimos meses repercute directamente sobre su televisiva esposa, que tampoco anda boyante. 

En el entorno de Carbonero se percibe cierta preocupación. La pareja tenía aspiraciones de hacer cosas grandes y engrosar las cuentas, pero la etapa de éxito de su esposo parece terminar de forma prematura y la gestión empresarial no ha sido la esperada. 

Las ventas de la compañía Ikerca SL han descendido en el último ejercicio declarado (2015). Curiosamente, coincide con la marcha de Casillas del Real Madrid.

La empresa, cuyo domicilio social está situado en el municipio de Boadilla del Monte, experimentó un notable declive en 2015. Los ingresos del portero ya no son lo que eran.

Casillas defiende en la actualidad la portería del Oporto, un club de referencia en Portugal pero de tercera fila en el fútbol europeo. Su imagen personal se resiente.

El objeto social de Ikerca es principalmente de ámbito inmobiliario. La empresa se dedica a "la compra y venta de solares, inmuebles, viviendas y locales comerciales e industriales".

Caen todas las partidas

Sin embargo, también se centra en la gestión de los derechos de imagen del futbolista, como publicó este diario hace algo más de un año.

El problema es que los ingresos caen de forma alarmante. Si en 2014 la cifra de negocios ascendía a 4,27 millones de euros, en 2015 se vio reducida a 2,9 millones.

También es sustancial la diferencia del activo corriente: pasa de 7,8 millones en 2014 a 5,2 millones en 2015. Y es que además de caer su imagen, se resiente el negocio inmobiliario que opera en Boadilla del Monte y en Villaviciosa de Odón.

10,5 millones de deuda

El resultado de los ejercicios de un año al otro no varían tanto –tan solo 200.000 euros menos en el último curso auditado– porque Casillas ha maquillado la caída de las ventas con una reducción de los costes de explotación y de las partidas salariales, entre otros aspectos.

Si bien el patrimonio neto de la empresa es elevado –12,8 millones de euros–, la deuda a largo plazo que mantiene es alarmante: 10,5 millones de euros.

La ropa no vende

Además de Ikerca, Casillas tiene una marca de ropa bajo el sello 1K. A través de Iker Casillas World se pueden comprar distintos productos de merchandising del portero. Según ha podido saber Diario Gol, las ventas de esta compañía también van a la baja.

A Sara Carbonero no le va mejor. Todo lo contrario. La ex presentadora de Telecinco y modelo naufraga en el negocio del textil con Slow Love SL (en números rojos) y ve como cae Recuerdos de Sudáfrica SL, como ya actualizamos recientemente.