Pilar Rubio | EFE

¡Graban a Pilar Rubio en plena pelea! Puñetazos y patadas. ¡El vídeo que arrasa en horas!

stop

El documento de la pareja de Sergio Ramos que te dejará con la boca abierta

27 de noviembre de 2019 (12:26 CET)

Que Pilar Rubio se ha convertido en uno de los mayores reclamos para las grandes marcas no es ningún secreto. La esposa de Sergio Ramos es una de las influencers españolas más seguidas y ello hace que las firmas se peleen por tenerla en su elenco de caras bonitas.

Con 4,2 millones de seguidores en Instagram, Pilar está muy lejos de los más de 14 de Georgina Rodríguez. Y también de los 24 de Emily Ratajkowski. Como de los 60 M de Shakira y los 105 de Jennifer López. Por no hablar de los 150 millones de admiradores de Kylie Jenner y Kim Kardashian, los 161 de Selena Gómez o los 167 de Ariana Grande.

Pilar Rubio arrasa entre las influencers españolas

Sin embargo, Rubio supera a influencers de nuestro país como Cristina Pedroche o Sara Carbonero, con 2,4 y 2,6 millones de fans, o de los 2,9 de Paula Echevarría, y ello hace de la colaboradora de El Hormiguero una de las celebrities más solicitadas.

Pilar Rubio | Instagram

Tanto es así que incluso las productoras de Hollywood la tienen en lista para anunciar sus grandes producciones. Y así lo hemos podido ver en la cuenta de Instagram de la de Torrejón de Ardoz.

Pilar Rubio, a golpes

La esposa de Ramos ha colgado un post en el que aparece dando puñetazos y patadas a un saco, a modo de promoción de la nueva película de Los Ángeles de Charlie.

Un anuncio que, por cierto, no le habrá costado mucho grabar a Rubio. La WAG, a sus 41 años, es una habitual del gimnasio, donde pasa las horas necesarias para mostrar más tarde ese físico de infarto. Además de seguir una alimentación sana y equilibrada. Y en su habilidad para dar golpes al saco deja claro que la modelo está muy en forma.

El vídeo de Pilar Rubio, por cierto, no lleva ni un día colgado, pero ya acumula más de 70k reproducciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad