¡Estalla! Dura acusación de Pep Guardiola al Barça

stop

El técnico catalán quiere centrarse en su nuevo proyecto con el City

Pep Guardiola

14 de julio de 2016 (13:09 CET)

Pep Guardiola se está hartando. El nuevo entrenador del Manchester City está cansado de que se utilice su nombre para encender la llama. Como ya remarcó Diario GOL, el de Santpedor no quiere problemas con el FC Barcelona, por lo que no ha metido la zarpa para atar a ninguno de los jugadores azulgrana. Y es que el técnico catalán es un gran seguidor de la Liga y está encandilado con muchos de los futbolistas de los grandes equipos, pero por su pasado en Can Barça no meterá la mano en el vestuario culé.

Esta postura adoptada por Pep se contradice con la información publicada por muchos medios españoles, sobre todo barcelonistas. Y es que según desvelan, Guardiola habría tanteado el traspaso de Claudio Bravo y el City le habría puesto una oferta al Barça sobre la mesa. Tal como se informa, los citizens podrían empezar a negociar la libertad del chileno a partir de 20 millones de euros, lo que supone la mitad de su cláusula de rescisión.

Sin embargo, según informa Marca, el club inglés niega tener la intención de fichar a Bravo y menos por las cantidades que la entidad azulgrana pretende ingresar por un portero que ya ha pasado la barrera de los 30. Guardiola no tiene ningún interés.

La gran duda en la portería azulgrana

Se señala directamente el club culé, ya que su problema en la portería tiene mucha cuerda. El Barça sabe que tiene a dos grandes guardametas, por lo que necesita neutralizar la competencia. Para hacerlo, parece ser que los azulgranas han decidido que la ficha que debe saltar es Bravo. Marc-André es un jugador con más proyección, por lo que consideran que sería la pieza en la que deberían apostar.

Por su parte, Claudio ha sido la pieza clave que ha llevado al Barça a coronarse como campeón de la Liga. El chileno tiene en sus guantes muchos minutos y experiencia, por lo que se trata de un guardameta de primer nivel. La plantilla apuesta por él. Ahora bien, el Barça parece que lo tiene claro: ha marcado el alemán como intransferible, mientras que Bravo está en el mercado.

Con la salida del Víctor Valdés, la entidad catalana veía un gran problema al hecho de encontrarlo un sustituto. Sin embargo, el problema reside en que tiene a dos grandes guardametas que quieren jugarlo todo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad