"Es verdad lo de Sara Carbonero?". El lado más oscuro sale a la luz 

stop

La exigencia más sonada de la mujer de Casillas

Sara Carbonero no piensa ir a Liverpool

30 de marzo de 2017 (12:45 CET)

No da puntada sin hilo. Estar en el foco mediático es lo que tiene. Todos los pasos que dan son analizados con lupa. La cara de la moneda es muy apetecible, aunque, la cruz también está más que presente.

Esto mismo es lo que le ocurre a Sara Carbonero. La esposa de Iker Casillas se ha convertido en un gran reclamo para los medios del corazón.

Desde que en 2010 ascendiera directa a la cúspide con el famoso beso en el Mundial de Sudáfrica, la toledana se ha convertido en una auténtica diva.

Una influencer de los pies a la cabeza

De hecho, desde que se marchó a Oporto hace un año y medio,  la de Corral de Almaguer ha mejorado su caché. Alejada de la pequeña pantalla y resurgida como icono de la moda, a Sara le llueven los proyectos.

Con más de 1,2 millones de seguidores en Instagram, la presentadora se ha convertido en un buen gancho para las firmas más reputadas. Y es que su sutileza, elegancia y naturalidad le abren las puertas de las marcas más reconocidas.

Tanto es así que, con un perfil muy similar al de Paula Echevarría –ambas son mamás, it girls, naturales, muy bellas y discretas-, el trabajo no le falta a Carbonero. Centrada en la educación de Martín y Lucas, la toledana encuentra tiempo para trabajar en campañas publicitarias.

Si el pasado miércoles anunciábamos que Sara había firmado con la marca Salsa para ser la embajadora en este año 2017, ahora es una firma de cremas solares la que ha fichado a la esposa de Casillas. Este mismo jueves está trabajando en ello en Madrid.

La demanda más sonada de Sara

No todo es de color de rosa. Este nuevo acto publicitario ha abierto la caja de pandora. Al parecer, el malestar entre varios compañeros de los medios de comunicación se ha hecho notable ante la peculiar exigencia de Sara.

La de Corral de Almaguer, que conoce bien cómo funcionan los medios, pide a los periodistas que quieran acudir a sus presentaciones que envíen las preguntas que le harán para evitar imprevistos.

Carbonero ya ha desvelado en varias ocasiones que le gusta tener todo bajo control. Por ello, en el trabajo no hace excepciones. Al parecer, la modelo no veta ninguna pregunta y contesta a las cuestiones espontáneas que puedan surgir, pero sin embargo, quiere tener un guión previo. Todos los medios que acudan deben enviar sus preguntas.

En este caso, se trata de una práctica muy poco común en el resto de actos publicitarios, por lo que no ha pasado desapercibida entre los compañeros de profesión. No se le escapa nada