Sara Carbonero e Iker Casillas | EFE

“Es muy grave”. Y es de Sara Carbonero. “Iker Casillas está muy preocupado”

stop

El problema que asola el domicilio de la influencer y el meta del Oporto

24 de noviembre de 2019 (10:52 CET)

Tal y como reconoció Diario Gol este sábado, Sara Carbonero no acudió el pasado jueves a la gala de entrega de los premios Dragones de Oro. Una ceremonia organizada por el Oporto en la que se condecora a algunos de sus miembros.

Se celebra cada año y desde  que Iker Casillas juega en el club portugués han acudido juntos. Pero no en esta ocasión. El meta de Móstoles fue solo.

No porque Sara se encontrara mal ni nada parecido. Simplemente, según señalan algunos medios, tomó esta decisión porque no se siente preparada todavía para exponerse ante las cámaras. Porque, al menos que se sepa, Sara ya está en la recta final de su recuperación.

Sara Carbonero se prepara para volver

La toledana terminó recientemente con la quimioterapia y ya está mirando hacia adelante, estudiando cuando volver a ponerse manos a la obra con sus proyectos. Por un lado, con su regreso a Deportes Cuatro, donde presentaba una sección en la que entrevistaba a deportistas de deportes minoritarios antes de caer enferma. Por otro, con retomar sus trabajos como modelo para algunas de las marcas que la patrocinan.

Pero, sobre todo, con la empresa que Carbonero abrió a  medias con Isabel Jiménez y con Mayra del Pilar, Slow Love.  Y decimos sobre todo porque, según publican varios medios como Vanitatis o Jaleos, no va nada bien. Y como afirman, el asunto “es muy grave”.

Slow Love es una página web en la que venden prendas de ropa de diferentes firmas. Un portal que está entre los mejor valorados por los consumidores y también por muchos y muchas celebrities. Sin embargo, esto no se traduciría en visitas y ventas.

Inicio con turbulencias para Slow Love

Las tres socias pusieron en marcha el proyecto en 2015. Y en su primer año de vida, como suele ser normal, la empresa registró pérdidas. El segundo curso, en cambio, fue bastante mejor. Logró unos beneficios de 34.738 euros, según el Registro Mercantil.

Resultado de imagen de slow love

Sin embargo, en su tercer año este crecimiento no se materializó. Slow Love registró 28.936 euros negativos.

Slow love, en caída libre

Y atención: las últimas informaciones surgidas apuntan a que las cosas no fueron mejor en 2018 para la empresa de la esposa de Iker Casillas. El resultado de este ejercicio después de restar gastos a los ingresos, refleja más de 80.000 euros de pérdidas.

En este sentido, la empresa habría vendido productos por valor de 494.000 euros. Una cifra considerable, pero que baja en 100.000 euros respecto al año anterior y que no son suficientes para mantener la empresa a flote. Un asunto que tiene hasta a “Casillas muy preocupado”. Y es que el meta sabe que el que le vaya bien el negocio es muy importante para el bienestar de su espora.

Asimismo, tal y como recoge Jaleos, el patrimonio de la empresa también está en números rojos.  Después de restar las propiedades a las deudas de la firma, el resultado serían 90.000 euros negativos. Es decir, deben más de lo que tienen.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad