El vestuario del Oporto quiere echar a Iker Casillas y Sara Carbonero huir de Portugal

stop

Las tensiones persiguen al portero de Móstoles, que alimenta la polémica enfrentándose al 'Chiringuito' de Pedrerol

Pedrerol habla sobre Casillas

18 de agosto de 2016 (19:37 CET)

Iker Casillas ha caído en la trampa. No podía más y este miércoles explotó. A través de las redes sociales mandó críticos mensajes al programa 'El Chiringuito de Jugones', conducido por el siempre polémico Josep Pedrerol, y la llama prendió. El presentador catalán es un experto en rentabilizar el poco caso que le hacen los futbolistas de primer nivel. En esta ocasión, montó un programa especial sobre Casillas bajo el hashtag #ChiringuitoCasillas.

Pedrerol no iba desencaminado cuando se le ocurrió criticar la nueva cantada de Casillas con el Oporto, en un partido decisivo contra la Roma para alcanzar la fase de grupos de la Champions. El portero saltó porque es una realidad que está señalado en su equipo. Que muchos compañeros en Portugal cuestionan el hecho de que Iker sea el futbolista mejor pagado cuando parece estar de vuelta de todo. Ni siquiera tiene la titularidad garantizada este curso.

A ello se sumar el malestar de su esposa, Sara Carbonero, que no lleva bien la vida en Portugal. La informadora española –siempre ha corrido el rumor de que no terminó la carrera de periodista– está harta de vivir al borde de la polémica tanto en España como en Portugal. Además, Oporto no le parece la mejor ciudad para vivir, alejada del glamour y las oportunidades laborales que tienen otras grandes ciudades europeas como París o Londres.

Estados Unidos o Qatar

Sara Carbonero mete presión a Casillas, cuyo contrato con el Oporto finaliza en 2017. El portero tiene ya 35 años y su mujer considera que sería mucho mejor para ellos marchar a Estados Unidos o Qatar, con Xavi Hernández, donde tendrán un mejor nivel de vida y estarán mucho más alejados de enemigos como Pedrerol y otros que buscan la polémica a su costa. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad