El vestuario del City pone a parir a Claudio Bravo

stop

La prensa inglesa y las redes sociales echan humo contra el portero chileno tras el derbi de Manchester

Claudio Bravo se lamenta en su debut con el Manchester City en Old Trafford | EFE

10 de septiembre de 2016 (16:52 CET)

El derbi de Manchester recordó a José Mourinho que Pep Guardiola sigue siendo su bestia negra en los banquillos de fútbol. El comedido entrenador portugués no fue capaz de regalar un triunfo a su nueva afición a pesar de la millonada invertida en fichajes y de jugar en casa. Old Trafford, el teatro de los sueños, se le dio muy bien al técnico catalán en el primer derbi de Manchester de ambos con una victoria por la mínima (1-2) que, no obstante, dejó a un señalado.

Claudio Bravo tuvo una desafortunada actuación en su estreno con los skyblues y pudo ser el antihéroe del partido. El City, que se llegó a poner 0-2 con los goles de Kevin de Bruyne e Iheanacho, vio como el United recortó distancias por mediación de Ibrahimovic. El sueco simplemente aprovechó un error garrafal de Bravo para enviar el balón al fondo de las mallas. El chileno cometió otro fallo clamoroso poco después pero Otamendi la salvó bajo palos.

La actuación de Claudio Bravo abrió el debate en Manchester. Donde hasta ahora parecía indiscutibles todas las decisiones de Guardiola. La prensa inglesa señala que en el vestuario se escucharon quejas. Las redes sociales echan humo después del partido comentando especialmente las 'cantadas' de Bravo. Los mensajes de apoyo al fulminado Joe Hart, clamando injusticia y un recuerdo nostálgico sobre "el capitán despedido" del equipo se han apoderado de Inglaterra.

Se confirman los malos augurios

El debate está candente y viene a confirmar lo que ya avanzó GOL: Guardiola tenía serias dudas de poner a Bravo contra el United para debutar porque sabía que iba a ser una prueba de fuego. Un tropiezo en un encuentro semejante le podía hacer entrar con mal pie en la dinámica de adaptación al club, y a la afición. La suerte que tuvo Bravo es que el equipo ganó pese a sus errores. Pero, a partir de ahora, afición y prensa le mirarán con lupa.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad