Sara Carbonero e Iker Casillas | Instagram

El último capricho de Sara Carbonero le cuesta 6 millones a Iker Casillas

stop

La periodista le hace perder una millonada a su marido

18 de mayo de 2018 (13:27 CET)

Ya es oficial. Iker Casillas, tal y como apunta el medio portugués Jornal de Noticias, ha aceptado la oferta que el Porto FC le había puesto encima de la mesa. Eso sí, tal y como avisan desde el país vecino, la baja de sueldo ha sido de las importantes.

Una rebaja en sus pretensiones económicas que muchos atribuyen a los deseos de su mujer, Sara Carbonero, de seguir en Oporto. Y es que no es ningún secreto que Sara está más que a gusto en la ciudad lusa.

De hecho, desde que llegó, su vida (y la de Iker) ha cambiado. Dejaron atrás su peor época en Madrid, donde la prensa les acosaba y donde al portero le caían ‘palos’ día sí día también, por la tranquilidad y el respeto de una ciudad que, tal y como cuentan, les ha acogido de manera fantástica.

El capricho de Sara Carbonero

El problema es que, ahora que se sabe que finalmente el español estará al menos un año más defendiendo la portería del recién nombrado campeón de Portugal, muchos son los que se acuerdan de la oferta que rechazó hace meses Casillas.

Sara Carbonero e Iker Casillas ya buscan nuevo hogar | EFE

Y es que no hace mucho, en pleno mercado invernal, la situación de Iker en el Porto era muy diferente. Tenía al vestuario en contra, el entrenador lo sentó y la directiva lo quería fuera.

Consciente que debía buscarse equipo, el representante del jugador levantó el teléfono y llamó a media Europa. Ninguno de los grandes contestó, y los que lo hicieron aún se están riendo con lo que pedía Iker.

Pero hubo una liga donde sí lo querían, y varios equipos estaban dispuestos a pagarle 6 millones de euros por año. Era la liga turca. ¿Qué pasó? Que Sara se negó. La periodista no quería cambiar su feliz y tranquila vida en Oporto por un país tan movido e inestable como es Turquía.

Por suerte para la influencer, su marido le hizo caso y ahora, unos cuantos meses después, todo ha acabado como ella quería. Eso sí, su capricho le ha salido muy caro a Casillas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad