Destrozan a Shakira por un vídeo de su trasero: “Tiene cola de vieja” (o “parece un flan”) | EFE

El trasero de Shakira en bikini (o la foto inédita: “¡Se quedó sin cola!”)

stop

La colombiana está en el punto de mira

19 de abril de 2018 (13:20 CET)

A pocas semanas para que arranque su gira de El Dorado, Shakira ha sido la protagonista de una nueva polémica. En este caso nada tiene que ver ni con sus problemas en las cuerdas vocales ni con la crisis con Gerard Piqué.

Todo gira en torno a una foto en bikini de la cantante. De hecho, a una serie de fotos en las que la pareja de Gerard Piqué aparece estupenda en bañador, donde se puede apreciar las curvas que han hecho de la colombiana una de las mujeres más deseadas del planeta.

El trasero de Shakira

El caso es que esta serie de fotos han sido recuperadas por su fans ahora que he llegado el buen tiempo. Fotos en las que la de Barranquilla aparece en la playa luciendo tipazo. Una figura que, sin embrago, ya no es la misma este año.

Shakira Shakira 2

En los últimos meses la pareja de Piqué se ha visto sumergida en tantas polémicas que han hecho que ese cuerpo que tantas envidias despertaba haya cambiado. De hecho, desde su país natal, Colombia, son muchos los usuarios de las redes sociales que, viendo estas fotos y viendo la figura actual de la cantante, apuntan que Shakira “¡se quedó sin cola!”.

Los nervios de Shakira

Y es que no es ningún secreto que la cantante no pasa por su mejor momento. Sobre todo en las últimas semanas. Tras tener que cancelar la gira las pasadas navidades por sus problemas vocales, ahora la artista está preparando a conciencia su regreso a los escenarios.

Un regreso que, tal y como avisan voces expertas en el tema, no parece que vaya a ser fácil. Entre otras cosas porque su voz no está recuperada del todo. Shakira no quiso operarse en su momento y optó por un tratamiento conservador.

Un tratamiento que,  si bien ha mejorado y mucho su voz, hace que desde su entorno se pregunten si la colombiana podrá aguantar el ritmo que implica subirse a un escenario cada días o cada dos días.

Y claro, ese estrés le ha pasado factura física. Una factura que se ha dejado ver en su trasero que, como apuntan en las redes, “ya no es lo mismo”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad