El plan de Movistar Plus: comprar la Champions a Bein Sports en octavos

La estrategia de Telefónica pasa por mantener las negociaciones estancadas con Mediapro en lo que resta de 2015

Fotografía: El plan de Movistar Plus: comprar la Champions a Bein Sports en octavos
Fotografía: El plan de Movistar Plus: comprar la Champions a Bein Sports en octavos

Una vez más, y ya es la quinta esta temporada, vuelve la Champions con serios problemas para el visionado de los espectadores. La lucha de poder que encarnan Movistar Plus (Telefónica) y Bein Sports (Mediapro) sigue enmarañada. Las posturas, completamente alejadas, dejan entrever el plan del grupo que preside César Alierta: comprar la Liga de Campeones en 2016.

La estrategia de Telefónica consiste en esperar. En no reforzar a un enemigo directo como es Jaume Roures, como ya avanzó GOL en su momento, para poder competir en mejores condiciones por la venta centralizada de los derechos de la Liga española entre 2016 y 2019, que se ponen en subasta a finales de año. Una vez decidida esta pugna, Telefónica se planteará hacer borrón y cuenta nueva. Aunque la prioridad sigue siendo negociar con los altos cargos catarís de Bein Sports.

Las eliminatorias, imprescindibles

Pase lo que pase en diciembre –Roures tiene más posibilidades de las que parece para hacerse con el paquete, que incluye la venta nacional y la internacional–, Telefónica tiene pensado retomar las negociaciones para poder ofrecer a sus abonados toda la Champions a partir de octavos de final. Según cuentan a este diario fuentes del sector, se pondrán manos a la obra más pronto que tarde.

Movistar Plus tiene que pensar en la empresa y sus abonados. Es por este motivo que no puede dejar pasar por mucho más tiempo la compra de la competición europea. La fase de grupos podía ser prescindible. Las eliminatorias, no. Es donde se mueve el dinero. Si bien en octavos, los partidos pueden ser menos atractivos, la oferta es mucho más amplia y casi siempre cae alguna bomba.

Fecha límite: 17-F

Las estrategias de las dos plataformas han sido totalmente opuestas. Mediapro quería el acuerdo y ha recurrido al ruido mediático como medida de presión a Telefónica. La empresa de telefonía ha aguantado las embestidas, aunque se ha debilitado frente a algunos de sus abonados –sobre todo, los bares–, y ha optado por hacer menos ruido y jugar a la defensiva.

Cada cual ha jugado sus cartas, y la partida entra en la recta final. Una vez subastada la Liga –donde la posibilidad de que el Barça y el Madrid vuelvan a la esfera de la televisión pública por considerarse partido de interés nacional es muy real–, la Champions será prioritaria. Los octavos arrancan el 17 de febrero. Antes de esa fecha, debe estar todo atado.