El nuevo y “durísimo drama” de Sara Carbonero (y es del “¡maldito cáncer!”)

stop

La periodista y el guardameta del Oporto viven este proceso con optimismo y entereza

Sara Carbonero

12 de julio de 2019 (12:48 CET)

Sara Carbonero no está pasando por su mejor momento. Su vida y la de su familia ha dado un giro de 360 grados. Tras el ictus de Iker Casillas, la periodista comunicó que se le había detectado un tumor maligno de ovario por el que debió ser operada de urgencia. La presentadora ha demostrado una total enteraza y optimismo, un gesto que han aplaudido sus seguidores. 

Es el sexto cáncer más frecuente en mujeres, por detrás del cáncer de mama, del cáncer de colon, del cáncer de pulmón, del cáncer de útero y de los linfomas. Muchas de ellas han sufrido esta enfermedad y han salido con éxito de ella. Suele afectar en su gran mayoría a mayores de 45 años. Aunque no es raro padecerlo en edades más tempranas, como es el caso de Sara Carbonero. Si se trata de mujeres con el deseo de ser madres en un futuro, existen opciones, según el caso, para preservar su fertilidad.

"La vitrificación de ovocitos supuso una ventana abierta para las pacientes con cáncer que iban a recibir tratamiento con quimioterapia, mitigando las consecuencias de esta sobre el ovario y permitiéndoles tener la opción de intentar la consecución de un embarazo con sus propios gametos una vez superada su enfermedad, de forma que hoy en día nadie discute la conveniencia de las técnicas de preservación de la fertilidad como parte integral de los tratamientos oncológicos", comenta el doctor Javier Domingo, director de IVI Las Palmas y Tenerife, y Coordinador del Programa de Preservación de la Fertilidad de IVI.

En los cánceres ginecológicos como endometrio, cérvix u ovario, el tratamiento y la extensión o gravedad de la enfermedad puede conllevar la realización de cirugías pélvicas en las que se comprometen los órganos reproductivos, lo que dificulta la posibilidad de preservar la fertilidad.

Pero cuando estos cánceres aparecen en mujeres jóvenes que aún no han tenido descendencia, y siempre en estadios tempranos, normalmente se plantea la realización de una cirugía conservadora, manteniendo las posibilidades de embarazo y sin comprometer las tasas de supervivencia.

"De todos los cánceres de ovario, el 12% se diagnostican en menores de 44 años, y la gran mayoría se encuentra en estadios avanzados. Se considera que un 20% de los cánceres de ovario podría ser subsidiario de tratamientos para preservar la fertilidad. No obstante, es importante conocer que existe esta posibilidad y que, según el caso, la preservación de la fertilidad abre una vía para que estas mujeres puedan ser madres en un futuro", añade el doctor Domingo.

Por tanto, las técnicas de preservación de la fertilidad serían una opción para aquellas pacientes con tumores de ovario en estadios muy precoces limitados a un ovario, y fundamentalmente en los tumores borderline de ovario, con características intermedias entre benignidad y malignidad; o los tumores de células germinales, la gran mayoría de ellos benignos (teratoma ovárico), o incluso en los malignos, ya que se suelen diagnosticar en estadios precoces, por lo que el pronóstico suele ser bueno.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad