El lío que echa a Sara Carbonero de Oporto

stop

La mujer de Iker Casillas se aleja de Portugal

El futuro de Sara Carbonero está lejos de Portugal

18 de octubre de 2017 (15:09 CET)

Que vaya preparando las maletas. Los días de felicidad y tranquilidad en Oporto de Sara Carbonero podrían estar llegando a su fin.

Cuando su marido abandonó el Real Madrid hace ya dos años para fichar por el Porto FC, la presentadora decidió acompañar al portero en su aventura portuguesa. En ese momento no era el destino preferido de la influencer, que le hubiese gustado que su pareja fichara por un equipo de Londres, París o Roma, ciudades mucho más ‘apetecibles’ para la comunicadora.

Finalmente Casillas escogió Oporto como destino. Durante los primeros meses Sara no se encontró muy cómoda en la ciudad portuguesa y se habló de una posible vuelta a Madrid de la periodista, pero con el tiempo la situación mejoró. Tanto fue así Iker decidió renovar el pasado verano un año más su contrato con el club luso.

Problemas en el vestuario

Pero este segundo año de Casillas en el club la situación ya no es igual. El guardameta no lo está pasando bien y ya se habla de una posible salida del español en el próximo verano.

Hay lío. El portero ya no cuenta con el apoyo de la grada y, lo que es peor, tampoco de sus compañeros. No entienden cómo puede ser el jugador mejor pagado viendo su rendimiento. Ha perdido la titularidad indiscutible y ya no goza del beneplácito de su entrenador.

Sin ir más lejos, el de Móstoles fue suplente en el último encuentro de Champions ante el Leizpig alemán. Una situación que, según el entorno del club, se repetirá a lo largo de la temporada. Y es que, cuentan desde dentro, Sergio Conceiçao no traga con los aires de divo/estrella de un Iker venido a menos. El técnico no aguantará a Casillas más allá de este año. El próximo curso lo quiere fuera. 

La MLS suena para el futuro

 A sus 36 años y muy lejos ya de su mejor nivel, la Major Ligue Soccer (MLS) sería el próximo destino del portero. Un último gran contrato para ‘el Santo’.

Clubes como el NY Red Bulls o LA Galaxy están interesados en el guardameta lo que implicaría una nueva aventura, esta vez mucho más apetecible, para Sara y su familia. De Oporto a Nueva York o Los Ángeles, ¿quién diría que no?