“Garrula”, “Choni” y “Hortera”. Palos a Pilar Rubio| EFE

El lío del pasado de Pilar Rubio que desmonta a la mujer de Sergio Ramos (“¿Te siguen oliendo los pies?”)

stop

El último drama de la colaboradora de 'El Hormiguero'

12 de noviembre de 2017 (21:16 CET)

Todos tenemos momentos del pasado que en algún momento vuelve a aparecer en nuestras vidas: para lo bueno y para lo malo. En este caso aún no se sabe muy bien si ha sido algo positivo o negativo. Lo que sí está caro es que, sin duda, es curioso.

Y es que todo gira en torno a una publicación de Pilar Rubio en su Instagram. Pocas horas antes de aparecer en su sección el programa presentado por Pablo Motos, la mujer de Sergio Ramos colgó una foto en la que explicaba lo que haría en el show.

Hubo muchos comentarios animando a la madrileña pero hubo uno que resultó ser muy curioso. Parece ser que un antiguo compañero de pupitre de Pilar decidió ponerse en contacto con ella de la siguiente forma:  “Me gustabas cuando eras una persona de verdad, nunca olvidaré las notas que pasaban bajo los pupitres. Supongo que el querer a toda costa te ha convertido en lo que eres. Recuerda cuando decías ‘tengo valores’… ¿Me recuerdas ahora? La vida de muchas vueltas Pili, siempre estás a tiempo de corregir”.

¿Una verdad incómoda?

En este primer mensaje ya se aprecia un cierto desengaño de el presunto ex compañero de clase de Rubio. Pero no es algo a la que una influencer como ella no está acostumbrada.

El problema fue que al cabo de un rato el mismo usuario decidió apuntillar a la colaboradora de ‘El Hormiguero’ dejándole otro comentario que, esta vez sí, dejaba en evidencia a Pilar.

El comentario es este: “Por cierto, ¿te siguen oliendo los pies?” No sabemos si es verdad o no y si el comentario iba con la intención de hacer daño o simplemente es una broma, pero lo cierto es que ya hay muchos que miran con otros ojos a la pareja de Ramos.

Obviamente Pilar no hizo ningún tipo de comentario y no contestó al supuesto compañero de clase, pero seguro que no le ha hecho ninguna gracia.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad