El lío de Sara Carbonero en Oporto (Cuidado con Iker Casillas)

stop

El futuro de la pareja no está claro

El futuro de Sara Carbonero e Iker Casillas después de Oporto | EFE

15 de abril de 2017 (20:28 CET)

No siempre las historias bonitas tienen un final feliz. A veces se tiene todo y de repente se debe tomar una decisión que puede marcar una vida.

A Sara Carbonero y a Iker Casillas les pasó algo parecido. Hace dos años el guardameta tuvo que dejar el Real Madrid y apostó por el Oporto. La comunicadora, por su parte, decidió dejar su trabajo en Telecinco y seguirle a Portugal. Pidió una excedencia a Mediaset y se la jugó por su familia. La jugada salió bien a las dos partes.

Dos años después, el idilio no podría ir mejor. La pareja ha pasado por el altar y los pequeños Lucas y Martín son  la alegría de la casa.

Profesionalmente les va igual o mejor. El de Móstoles se ha adaptado a la perfección a su nuevo club, mientras la de Corral de Almaguer triunfa en las redes sociales con su blog Elle.

Se avecinan cambios

Sin embargo, el buen momento que vive la pareja puede sufrir un percance en los próximos meses. Casillas finaliza su compromiso con el Oporto, y aunque desde el club luso le han asegurado que le renovarán, no le ofrecerán más de un año de contrato.

El futuro de Iker a medio plazo está lejos de la península. Todo apunta a que el ex madridista tiene ofertas en firma de la MLS para jugar en Estados Unidos en su última etapa.

La posición de Sara

La idea no gusta demasiado a Carbonero, que está ante un dilema de enormes dimensiones. EEUU es el centro de la moda y cruzar el charco atrae y mucho a la toledana. Sin embargo, tal y como ha declarado en más de una ocasión, su intención es volver a la televisión, a los informativos.

A Sara se le termina la excedencia muy pronto. Si decide seguir a su marido, perderá su puesto de trabajo y con ello parte del caché que tiene en España.

Ambos piensan en el presente y no se plantean, de momento, lo que ocurrirá a medio plazo. No obstante, tarde o temprano deberán tomar una decisión. Y el momento se acerca.