Sara Carbonero EFE

El grave problema del que Sara Carbonero no habla que confirma las peores sospechas

stop

La periodista española y el tema que prefiere callar

21 de junio de 2020 (12:06 CET)

Hace apenas unos días no era otro que Iker Casillas el que, a través de un comunicado oficial difundido por sus redes sociales, anunciaba que había decidido finalmente no presentarse a las elecciones para presidente de la RFEF.

“Me gustaría informar que he decidido no presentarme a las próximas elecciones a la RFEF recientemente convocadas. El principal motivo que me ha llevado a tomar esta decisión es la excepcional situación social, económica y sanitaria que está sufriendo nuestro país, esto hace que las elecciones pasen a un segundo plano. Creo que es el momento de sumar y no dividir, porque el fútbol y la sociedad lo necesitan.”, apunta el comunicado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

COMUNICADO OFICIAL

Una publicación compartida de Iker Casillas (@ikercasillas) el

Eso sí, también Iker deja una puerta abierta al futuro: “No es una puerta cerrada de cara al futuro, quería un proceso electoral justo, transparente y realmente participativo, buscando lo mejor para el fútbol español y en esta ocasión creo que no se ha apostado por ello, espero que en próximas elecciones se pueda dar, conmigo o con otros candidatos.”.

El problema de Iker y Sara

No son pocos los que ya han dejado claro que, si Iker ha optado por no presentarse, es por que sabía que no iba a tener posibilidades de ganarlas. Algo que deja a Iker y Sara frente a un problema gordo.

Sara Carbonero e Iker Casillas | Instagram

Y es que es más que evidente que Casillas no se va a volver a vestir de corto, por lo que su futuro es incierto. En este sentido, la idea de irse a Qatar a hacer algún curso de entrenador como ha hecho su amigo Xavi no es algo que entre en los planes de Sara, que ya le ha hecho saber que su marido que ni hablar.

Cuentan que el plan ideal de Casillas sería el de poder regresar al Real Madrid con un cargo menor, ya sea en el apartado deportivo o institucional. Sin embargo, Florentino Pérez le ha cerrado las puertas. El problema es cada vez más gordo y Sara, que sabe que Iker no lo está pasando bien, prefiere no hablar de él.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad