Shakira se va a hacer de oro

El drama que tapa Shakira en su adiós a Piqué

stop

El inicio de la gira de la colombiana guarda un secreto

02 de noviembre de 2017 (13:38 CET)

Rumbo a Colonia. El próximo miércoles 8 de noviembre Shakira dará el pistoletazo de salida a la gira El Dorado World Tour que la tendrá rondando alrededor del planeta durante varios meses.

Un tiempo en el que estará separada de Gerard Piqué, que deberá seguir cumpliendo con sus compromisos con el FC Barcelona. +

De viaje

La duda reside en qué ocurrirá con los pequeños Milan y Sasha. La sudamericana reveló hace unos meses que su intención era llevárselos de gira, pero no parece que ir a dar vueltas por el mundo sea lo más adecuado para los pequeños. Veremos si finalmente la ‘cafetera’ se lleva a sus retoños a la gira.

Lo que sí es seguro es que la cantante y el futbolista  no atraviesan su mejor momento, y que la separación temporal será una prueba de fuego para su relación.

A pesar de las declaraciones de William Meberak y Nidia Ripoll, sobre la relación que su hija mantiene con el barcelonista, en las que aseguraban que “están felices como siempre”, y de la instantánea tomada a la pareja en la puerta de su domicilio dándose un apasionado beso, la realidad es que la pareja atraviesa una crisis, según aseguran fuentes cercanas a la familia Piqué-Mebarack.

Pacto de silencio

Los mismos que confirman que la artista y el catalán habrían acordado mantener las apariencias de puertas para afuera. En gran parte de cara a la prensa y por el bien de Milan y Sasha, así como  por la cercanía del inicio de la gira mundial de la colombiana.

Asimismo, la pareja habría decidido darse este tiempo de separación para intentar reparar su relación o, por el contrario, romperla definitivamente.

Saben que una vez den el paso de romper no habrá marcha atrás, y que cuando lo hagan serán la presa perfecta de muchos medios. Algo que quieren evitar que afecte a los pequeños y a la carrera profesional de ambos.

Apuntan desde el círculo familiar que la pareja habría decidido esperar a comprobar si la distancia y el tiempo logran reparar la deteriorada relación, antes de dar el paso delante de confirmar su ruptura públicamente.

Y es que saben que una vez se haga pública la posible ruptura, no dejarán de ser la comidilla de la mayoría de los medios de comunicación, algo que no quieren que afecte a los pequeños, así como a la vida profesional de ambos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad