El capricho de niña rica de Pilar Rubio después de dar a luz a Adriano: 100 euros por noche

El recurso para millonarios de la mujer de Sergio Ramos

Fotografía: El capricho de niña rica de Pilar Rubio después de dar a luz a Adriano: 100 euros por noche
Fotografía: El capricho de niña rica de Pilar Rubio después de dar a luz a Adriano: 100 euros por noche

Pilar Rubio y Sergio Ramos ya están inmersos en su nueva vida, con cuatro pequeños a su cargo. Una Rubio que fue duramente criticada después de dar a luz, a raíz de las fotos que publicaron ella y Ramos en sus cuentas de Instagram.

El motivo es que Pilar pretendía mostrarse natural, pero la foto no dejó de ser un postureo más de la colaboradora de El Hormiguero. Y es que Pilar lucía perfectamente maquillada y con un rostro reluciente, como si no acabada de dar a luz.

El capricho para ricos de Pilar Rubio

No obstante, el maquillaje no es el único recurso que tiene Rubio para mantener una imagen divina. Y tampoco sus pasos por el cirujano plástico para retocarse el rostro o algunas partes de su cuerpo. No. La WAG tiene otro recurso solo para ricos que le ayudará a que su vida personal no interfiera con la profesional. Par apoder seguir reforzando su faceta de influencer y llevar a cabo sus pryectos personales. Porque subir a cuatro niños, aunque tenga la ayuda de Ramos, no es fácil. Y Pilar no permitirá que los jóvenes le impidan ser esa it girl que pretende.

Este recurso son las salus. Se trata de profesionales que se dedican al cuidado de los recién nacidos. Las salus se pasan la noche con el bebé, pendientes de todo lo que puedan necesitar, de forma que moleste a la madre lo mínimo posible y la madre pueda descansar en la máxima medida.

100 euros la noche

Unas salus a las que ha recurrido en sus anteriores partos y del que volverá a echar mano con su cuarto hijo, Máximo Adriano, para que le ayude en los primeros meses de vida de su bebé.

Un servicio que, como decíamos, es solo para ricos. La tarifa de las salus es de unos 100 euros por noche, lo que hace que el capricho ascienda a unos 2.000 euros a final de mes.