El cambio radical de Sara Carbonero: la operación de estética que no se ve 

stop

Las fotografías la dejan al descubierto

Las fotos más salvajes de Sa

29 de marzo de 2017 (12:32 CET)

Nuevo proyecto. Sara Carbonero está atravesando por un momento envidiable. Tal como la toledana muestra en sus redes sociales, la tranquilidad, la familia y la moda son las bases de su vida en Oporto.

Desconectada de la pequeña pantalla temporalmente, la esposa de Iker Casillas ha resurgido como icono de la moda. Gracias a su blog en la revista Elle y a la starup –Slow Love- que ha creado junto a Isabel Jiménez y Mayris, la presentadora se ha lanzado de lleno al mundo del estilo.

La apuesta arriesgada que tomó Sara al marcharse de Madrid le está dando sus frutos. Y es que por su profesionalidad, su elegancia y su belleza natural, cada vez son más las firmas que pican a la puerta de la toledana.

Con más de 1,2 millones de seguidores en Instagram, con una popularidad considerable y esposa de una gran leyenda del mundo del futbol español, Carbonero está atravesando un dulce momento profesional.

La última marca que ficha a la presentadora

El mejor ejemplo de ello se ha conocido hace pocos días. La de Corral de Almaguer es la imagen de la nueva campaña de la marca Salsa. La empresa portuguesa de vaqueros Push Up Wonder es la nueva apuesta de Sara.

La mujer de Casillas es la embajadora de la firma lusa para este 2017, por lo que Carbonero ya se ha dejado fotografías con los tejanos más sensuales del mercado.

Los pantalones de Salsa  fueron los pioneros en introducir Push Up. Y es que estos vaqueros se adaptan al cuerpo como si fueran una segunda piel. De hecho, el objetivo básico es realzar los atributos el cuerpo de la mujer de manera sutil y discreta.

Como si de una operación se tratase, los tejanos Push Up ayudan a poner el trasero en su sitio y disimulan los kilitos de más. Un aliado de quita y pon que mejora considerablemente el pubis.

En este caso, Sara ha dado voz y repercusión a esta ideal prenda de vestir. A la toledana le llueven los proyectos. Viento en popa. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad