El bombazo final de Mourinho está en el Real Madrid

stop

El técnico del Manchester United encuentra en el club blanco a su último refuerzo

Mourinho aconseja a Luis Enrique que se cargue las tres manzanas podridas del Barça

22 de agosto de 2016 (17:28 CET)

José Mourinho quiere pescar en río revuelto. El flamante nuevo entrenador del Manchester United, que ha arrancado en la Premier con Ibrahimovic y Pogba liderando al equipo, todavía no ha cerrado la plantilla. Busca un nuevo refuerzo para los red devils y ha posado sus ojos –con la idea de acabar posando también las garras– en un jugador del Real Madrid.

Mourinho lo fichó para el club blanco cuando era un jovencito de futuro a recomendación del actual técnico, Zinedine Zidane. Ahora, el futbolista ya se ha convertido en un hombre hecho y derecho que peleará por la titularidad en el Madrid. Se trata del defensa central Rafael Varane.

La ausencia de Pepe en los primeros partidos oficiales del Madrid por la victoria de Portugal en la Eurocopa de Francia ha facilitado el acceso de Varane a la titularidad. Sin embargo, durante el curso pasado el portugués y Sergio Ramos le ganaron la partida en la mayoría de ocasiones. Ramos, el capitán, es indiscutible aunque a veces peque de despistado. Compensa sus carencias de concentración con los goles decisivos que marca en citas clave y hace de líder.

Las 'sobras' de Mou

Por tanto, si Varane quiere minutos tienen que llegar a costa de Pepe, un jugador que ya tiene 33 años y todo hace pensar que se irá apagando más pronto que tarde. Mourinho cree que es el momento de fichar a Varane mientras no tenga la titularidad asegurada en el club blanco. Además, sabe que el Madrid estaba buscando un nuevo jugador para esa demarcación.

Mou también ha fichado a un central para el United: Eric Bailly. El club de Manchester pagó al Villarreal 38 millones de euros por el costamarfileño, pero sigue sin tener claro quien será su pareja en la zaga: Blind, Smalling, Rojo, Jones y Blackett son las alternativas. Sin embargo, y aunque son muchos, ninguno termina de convencer al exigente Mou. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad