Sara Carbonero | EFE

“¡Durísimo!” Y va de Sara Carbonero: “Pobrecita mía” y “¡Lucha!” (y se acaba de saber)

stop

La última hora de la esposa de Iker Casillas

08 de agosto de 2019 (13:58 CET)

Son momentos complicados en casa de Sara Carbonero e Iker Casillas. La pareja está atravesando uno de los veranos más difíciles y duros de sus vidas.

Todo empezó con el cancerbero encontrándose mal durante un entrenamiento con el Oporto. El de Móstoles se retiró de la sesión y los médicos del club lo enviaron al hospital, al que acudió Iker por su propio pie.

Casillas da el susto

Pero llegó al centro y los médicos lo intervinieron de urgencia. Casillas estaba sufriendo un infarto de miocardio. Se temió lo peor.

Por suerte, la operación fue bien y pocos días después el ex capitán de la Selección Española abandonó el hospital ante una gran expectación.

Días después el ex del Real Madrid se reincorporó a la disciplina del Oporto, aunque al margen del grupo y a un ritmo mucho menor que el de sus compañeros. Sus intenciones pasaban por recuperar su mejor estado de forma.

Pero los expertos le recomendaron que se apartara de los terrenos de juego. Al menos de momento. Y desde el club luso le ofrecieron formar parte del staff. Una propuesta que Iker aceptó, aunque todavía no ha colgado los guantes de forma oficial. Sigue soñando con poder volver a jugar y hacerlo hasta los 40 años.

Y mientras las aguas volvían a su cauce con el percance de Casillas, la que recibía otra mala noticia era Sara Carbonero. Y es que ya lo dicen, que las desgracias nunca vienen solas.

Sara Carbonero e Iker Casillas | EFE

Sara Carbonero también ve amenazada su salud

A la colaboradora de Deportes Cuatro le diagnosticaron un tumor maligno en el ovario y, como Iker, fue intervenida de urgencia. En su caso la operación también fue bien y poco después recibió el alta hospitalaria.

Sin embargo, la ‘pesadilla’ de la influencer no ha terminado. Ella misma reveló que tendría que seguir visitándose para controlar que el tumor no se volvía a reproducir. Y así está pasando el verano la celebrity.

Sara no lo cuenta para no provocar revuelos mediáticos ni entre sus seguidores, así como no ha trascendido la gravedad que ha llegado a tomar la dolencia. Pero se conoce que la de Corral de Almaguer sigue acudiendo en silencio a Madrid para someterse a las vistias médicas establecidas. “¡Durísimo!” “Pobrecita mía” o “¡Lucha!”, se puede leer en las redes sociales. Sus followers andan muy pendientes de ella.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad