Desmontan a Pilar Rubio (el lío al acabar el último programa en 'El Hormiguero') 

stop

La mujer de Ramos recibe un aluvión de críticas

06 de marzo de 2017 (14:14 CET)

Nueva polémica. Semana tras semana, Pilar Rubio se sitúa en el punto de mira. La pareja de Sergio Ramos se ha afianzado como colaboradora en El Hormiguero de Antena 3.

Su visita semanal al programa de Pablo Motos no deja a nadie indiferente. Con sus retos imposibles, la madrileña levanta pasiones. Acrobacias, equilibrios, abdominales, bailes, pruebas de fuerza, mimos, etc.

La de Torrejón de Ardoz se atreve con todo. Nada se le resiste a la presentadora todoterreno. Y es que en plató de Trancas y Barrancas, la modelo es la gran joya de la corona. La más aclamada.

Su segunda juventud

Gracias a este trabajo en la pequeña pantalla, Pilar ha firmado su resurgir como televisiva. Tras finalizar su etapa al frente de programas estrella en Telecinco, Rubio estuvo fuera de juego una temporada.

Este tiempo alejada de la televisión le benefició, ya que la madrileña volvió con las pilas más cargadas que nunca. Ahora, los proyectos le llueven. Más allá de triunfar en El Hormiguero, Ninja Warrior y su reality fit le esperan con los brazos abiertos.

Pilar ha vuelto a demostrar su talento y su profesionalidad ante las cámaras; el público le aclama y en Atresmedia ya se ha convertido en una de las divas más codiciadas.

Defensores y detractores

No todo es de color de rosa. Aunque el caché de Pilar haya vuelto a subir y el trabajo no le falte, trabajar ante las cámaras es un arma de doble filo. Te expones al foco mediático, por lo que los aplausos y las críticas se reparen por igual.

En este sentido, los retos de la mujer de Ramos en El Hormiguero no son una excepción. Del mismo modo que, semana tras semana, muchos seguidores la ovacionan, otro sector más crítico le apunta con fuerza.

El último ejemplo de ello se vivió la pasada semana. Rubio hizo una coreografía mientras hacía spinning con un remix muy complicado. La colaborada superó con éxito su desafío, con un complicado baile acompañado de sus movimientos sensuales encima de la bicicleta estática. 

Sin embargo, esta nueva prueba superada encendió la mecha en las redes sociales. Mientras que las felicitaciones le llovieron, el aluvión de críticas no faltó.

La voz de la experiencia

Más allá de los comentarios en la red, un experto en deporte declaró en El Pais: "Lo que vemos en pantalla es una demostración que en ningún caso puede ser considerada beneficiosa desde un punto de vista deportivo. Por su puesto que no podemos hablar de spinning, porque ni el paso ni las posturas adecuadas son las que hace ella. Simplemente estaría bailando, pero es que una bici no está pensada para bailar encima de ella".

Los retos de Pilar no dejan a nadie indiferente. Envidia o no, Rubio levanta revuelo a su paso.