David Muñoz y Cristina Pedroche | Instagram

Cristina Pedroche o “Enano”, “Gordo” y “Cabezón”: la foto de David Muñoz que lía la de Dios

stop

El chef de DiverXo y Cristina Pedroche están comiendo como cerdos en su ruta por Nueva York

18 de abril de 2019 (15:37 CET)

A Cristina Pedroche siempre le toca recibir por parte de sus detractores que son muchos. La colaboradora de Zapeando es una persona que o gusta o se odia. No hay término medio. Hay mucha gente que la quiere y la apoya, lo que pasa que los "haters" hacen más ruido, aunque solo sean cuatro gatos. Algo parecido le pasa a Paula Echevarría. Todas las influencers son muy odiadas y envidiadas. Tal vez por su exclusiva vida y su gran belleza. 

Si la vallecana lee este texto puede dejar de enfadarse o enfadarse todavía más porque esta vez las críticas no van sobre ellas sino por su marido. El chef de DiverXO, David Muñoz, de quién está realmente enamorada. La pareja no se separa ni un solo momento a pesar de sus apretadas agendas. Sus respectivos trabajos les mantienen muy ocupados. Por este motivo siempre que tienen un hueco intentan viajar a algún lugar recondito del planeta. Les sirve si no les conoce nadie, aunque eso es difícil. Mira a Pablo Motos en Portugal. 

La pareja se encuentra esta Semana Santa en Nueva York. Curiosamente donde ambos tienen el sueño de abrir su tercer restaurante. Y después de este sueño irán a por el siguiente, tener un hijo juntos. Poco a poco. Mientras los jóvenes no paran de degustar deliciosos platos, pero ya podrían parar. Esto les está pasando factura. Sobre todo a él. Parece que Muñoz se come todo lo que Pedroche no quiere. A una la critican por su delgadez y a otro por su gordura. No hay término medio. 

Sin ningún miedo el madrileño ha sido el encargado de desvelar su pasado con una fotografía del antes y después. Menudo cambio. Es digno de felicitar. De una foto a otra han pasado cinco años y la diferencia es mas que notable. En la primera foto se le ve con algunos kilos de más, pero como él dice el deporte hace maravillas. No se ha tenido que privar de su mayor placer: "comer como un cerdo". Ni tampoco de Pedroche, ella le quiere igual. 

Muchos al ver la foto le han criticado. "Que cabezón", "Gordo" o "enano". Lo de enano no lo ha solucionado, pero es muy gracioso. 

Con todo lo que está comiendo esta semana está recordando su pasado. Necesito salir a correr por las calles de Nueva York. Si su hijo sale mofletudo ya sabemos a quién se parece más. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad