Cristina Pedroche atiza a Sara Carbonero (dónde más le duele) 

stop

La televisiva se corona como reina de Atresmedia

Cristina Pedroche rompe a llorar fuera de cámara en La Sexta

13 de febrero de 2017 (14:13 CET)

Todo lo que toca se convierte en oro. Cristina Pedroche está atravesando por un momento más que dulce. La vallecana desata pasiones allá donde va, por lo que es una de las divas más codiciadas. 

A sus 28 años, la esposa del chef David Muñoz ha conseguido situarse en la cúspide y desbancar a las más veteranas. La madrileña no da puntada sin hilo. Se ha espabilado. 

Lejos queda aquella joven inocente que en 2010 entró como reportera en Sé lo que hiciste. Ni rastro de la 'niña buena'. 

Siete años más tarde, Cristina ha conseguido apartar de su camino a sus principales competidoras y ya es la reina por excelencia de Atresmedia

La etapa dorada de la Pedroche 

Colaboradora de Zapeando y presentadora de Tu sí que sí, la televisiva tiene una agenda más que ajetreada. Ahora bien, más allá de sus trabajos en la pequeña pantalla, la fiel seguidora del Rayo Vallecano tiene otra fuente de ingresos. 

Gracias a su físico espectacular, a su sonrisa 'tonta' inagotable y a su peculiar manera de ser, la morena ha conseguido marcar con fuego la huella 'Pedroche'. A día de hoy, Cristina es uno de los negocios más rentables para las distintas marcas. 

Pasito a pasito, la vallecana ha conseguido dejar atrás a las influencers más fuertes. Ni Sara Carbonero, ni Pilar Rubio ni Paula Echevarría. Actualmente, la que está de moda es la Pedroche. 

Sus vestidos, sus zapatos, sus restaurantes favoritos, sus joyas, sus peinados, etc. Todo lo que muestra la televisiva se convierte en oro. Por ello, ni las marcas ni la propia diva dan puntada sin hilo. 

Las tarifas de Cristina 

La madrileña mide al detalle cada paso que da al frente. Sus looks en televisión, sus publicaciones en Instagram y los actos a los que acude. Todo está bajo control. 

Tal como desveló Diario Gol, a partir de informaciones extraídas de LOC,  Pedroche cobra más de 30.000 euros por cada photocall en el que participa. 

Las cifras que mueve Cristina no tienen ningún desperdicio. Y es que ha conseguido desbancar a las WAGs principales. La vallecana le ha arrebatado la corona a la codiciada Sara Carbonero. 

Aunque la toledana se ha reconvertido en icono de la moda tras dejar la televisión y marcharse a Oporto, la realidad es que la mujer de Iker Casillas no vende como antaño. 

En el medio citado son tajantes a la hora de apuntar: "No tiene nada que hacer. Desde que Casillas se fue a Portugal, el caché de Sara ha caído en picado". El trono tiene reina.