Sara Carbonero e Iker Casillas

Consternación. “No quiero morir”. Sara Carbonero, Iker Casillas y España con la piel de gallina

stop

Las redes se emocionan con la colaboradora de Mediaset

18 de diciembre de 2019 (14:06 CET)

Apenas quedan 13 días de un 2019 muy complicado para Sara Carbonero e Iker Casillas. La influencer y el ex capitán de Real Madrid y de la Selección Española han pasado unos meses muy difíciles.

Todo iba bien en los primeros meses del año. Carbonero regresó al periodismo deportivo e inició una nueva etapa en Mediaset. Entró a formar parte del equipo de Deportes Cuatro. Sara presentaba una sección en la que entrevistaba a deportistas de disciplinas minoritarias. Un trabajo que combinaba con su faceta como influencer y como empresaria, dirigiendo Slow life, la web donde comercializa prendas de ropa de diferentes marcas.

Mientras tanto, Casillas había recuperado la titularidad en el Oporto. Era el meta indiscutible. Y se comprometió por un año más con el club portugués.

Dos golpes muy duros

Pero todo se torció en mayo. Iker sufrió un infarto que le tuvo entre la vida y la muerte. Fue intervenido de urgencia y todo salió bien, pero que alejarse de los terrenos de juego.

Y como suele ocurrir, la mala noticia no llegó sola. Poco después de supo que a Sara le habían diagnosticad un tumor en el ovario. La operaron y se lo extirparon, pero resultó ser maligno, y tuvo que ponerse en manos de los oncólogos para seguir un tratamiento de quimioterapia. Empezó un verdadero calvario en el domicilio de los Casillas-Carbonero.

Pero el tiempo ha devuelto todo a su lugar. O casi todo. Sara terminó con la quimio y poco a poco va recuperando su vida normal. Mientras Iker, por su parte, anda preparándose para una pruebas a las que se someterá en marzo y que determinarán si puede volver a jugar en el fútbol de primer nivel. Todo parece ir un poco mejor cada día.

Sara Carbonero, un ejemplo para tod@s

Pero no hay mal que por bien no venga. La lucha que ha mantenido la de Corral de Almaguer contra el cáncer no ha sido en vano. Y en este caso no nos referimos a su recuperación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Días de lluvia, amigos, puchero, cartas y chimenea. Las conversaciones de siempre, los niños saltando en los charcos, recuerdos de anécdotas que por muchos años que pasen siguen haciéndonos la misma gracia. Planes para el 2020, de bodas y despedidas de soltera. Un viaje pendiente y un concierto. Fotos que salen del baúl de los recuerdos y te mueres de vergüenza pero “era lo que se llevaba entonces”. Una canción de Mikel Erentxun, siempre quedará mañana, la mañana de mañana y muchos días más como estos, que empiezan con “las cañas” a la hora del aperitivo y terminan con brindis de pacharán de madrugada. En los que puedes tocar conversaciones trascendentes o hablar de nada durante horas. Lo importante es estar, incondicionalmente, desde hace más de 30 años y comprobar que “todo sigue igual, siguen los amigos que quiero tener, no me puedo quejar”. . #díasdepueblo #tresdeespadas #celebrando

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Carbonero sea convertido en un ejemplo de superación para muchos enfermos, que han visto en la toledana una inspiración para no bajar los brazos y seguir peleando por la vida. “Gracias a ti no quiero morir”, “Me das fuerzas para seguir”, “Eres mi guía en este oscuro camino” o “Eres un ejemplo a seguir para todas las mujeres”, le han escrito en repetidas ocasiones en las redes sociales. Comentarios que ponen a más de uno la piel de gallina

Y no solo eso. Expertos del sector de la sanidad han observado una subida en la solicitud de pruebas de prevención por parte de muchas mujeres para evitar este tipo de cáncer.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad