Antonella Roccuzzo y el drama de Shakira  | EFE

Antonella Rocuzzo airea los trapos sucios de Shakira con Piqué

stop

La mujer de Leo Messi tira de la manta

06 de diciembre de 2017 (18:57 CET)

Que Antonella Rocuzzo y Shakira no son íntimas amigas es algo que todo el mundo sabe. De hecho, no se llevan muy bien. Antes de que apareciera la colombiana, Leo Messi y Gerard Piqué pasaban muchas horas juntos, pero con la llegada de la cantante, los dos jugadores se han distanciado.

A Antonella no le gusta Shakira y a Shakira no le gusta Antonella. Sus motivos tendrán. El problema es que, más allá de si se soportan o no, Antonella ha decido dar rienda suelta a su lengua y ha aireado uno de los trapos sucios de la artista que no la deja en muy buen lugar.

Y viene de lejos. Concretamente del pasado verano. Todo ocurrió en una de las bodas más mediáticas y seguidas de los últimos años: el enlace entre Messi y Rocuzzo que se celebró el pasado 1 de julio en Rosario, Argentina.

Allí empezó todo

Fue en esa ceremonia donde, por primera vez en público, Shakira y Piqué tuvieron una fuere discusión. Resulta que a la cantante no le sentó nada bien que su pareja pasara mucho tiempo con sus hijo y con sus amigos de la plantilla blaugrana y la dejara sola.

No era un ambiente precisamente agradable para la de Barranquilla, que veía como se quedaba sola en una boda en la que la novia y ella no eran precisamente amigas. No se sabe si fue algo más lo que acabó de detonar la discusión.

Pero lo cierto es que desde diversos medios de comunicación colombianos se hizo hincapié en el alto tono de la disputa. El caso es que, pasados unos meses, lo que en ese momento no se le dio mucha importancia, ahora sí que la tiene.

Pacto y calma

Pero no todo son malas noticias lo que Antonella va contando a sus amistades sobre la crisis entre Shakira y Piqué. De hecho, la misma Rocuzzo ya ha difundido también que existe un pacto entre el futbolista y la cantante para poner fin al despropósito de las últimas semanas.

Según la mujer de Leo, los dos habrían acordado dar un paso atrás y calmar las cosas. De cara a la galería, retornar a la imagen de pareja feliz que daba hace un tiempo para evitar las continuas filtraciones y noticias sobre ellos.

De puertas hacia dentro, esperar a que la cantante se recupere de su operación y entonces, con calma y tranquilidad, sentarse a intentar resolver una crisis que está dañando mucho la imagen de los dos y que, además, les está costando más de un disgusto a nivel laboral, tanto al central como a la artista.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad