“Por aquí que no vuelva”. El último portazo a Sara Carbonero

stop

La mujer de Iker Casillas tiene un problema

La cicatriz de Sara Carbonero

21 de julio de 2017 (18:14 CET)

Sara Carbonero lleva dos años alejada de la televisión. Parece una eternidad.

La presentadora dejó su trabajo para seguir la carrera de su marido y estar junto a su familia. Hizo las maletas y se marchó a Oporto junto a Iker Casillas. Pidió una excedencia y ahí sigue. 

La apuesta de la toledana parece haber dado sus réditos. Su situación familiar es envidiable y ella continúa siendo uno de los rostros más mediáticos del panorama español. Pero está perdiendo fuerza, y ella lo sabe

Amenazada

Su caída de cache está siendo fuerte. Aunque sigue estando considerada una de las mujeres con más influencia de España en las redes sociales, cada vez hay más amenazas dispuestas a poner fin a su reinado. 

Precisamente en los comentarios de sus post en Instagram, Facebook y Twitter es donde más cañan meten a Sara. "Por aquí que no vuelva", decía un atiguo admirador, indignado. 

Son muchos los que creen que se aprovechó del tirón que tuvo su romance con Casillas y que ahora vive de réditos. Para ella era más cómodo pedir una excedencia y dedicarse a su familia, pero sus fans dejaron de disfrutarla. 

Sin cabida 

En Telecinco no la echan mucho de menos. Daba que hablar por su atractivo físico pero, especialmente, por sus salidas de tono, que generaban mofas en todas partes. Ello restaba profesionalidad a la cadena aunque generaba audiencia. 

Sara es una apasionada de la moda pero no tiene proyecto de televisión. Además, las malas audiencias de su última aventura la marcaron en Telecinco. Algo empezó a fallar poco antes de decir adiós. 

Ahora mismo no tiene sitio en ningún formato y el tipo de programa que asegura que quería hacer no prioriza a alguien sin chispa como Sara, que acaba de renovar su excedencia con la cadena más sensacionalista. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad