Pilar Rubio rompe a llorar en 'El Hormiguero' de Pablo Motos

stop

El doloroso adiós de la mujer de Sergio Ramos, que rechaza también 'Ninja Warrior'

06 de febrero de 2018 (19:07 CET)

Muy sensible. Detrás de esa coraza de mujer arrolladora, rockera incandescente o femme fatale –en el mejor sentido de la palabra–, Pilar Rubio  esconde un ser extremadamente delicado.

Hay quien dice que tiene pinta de mala y que vive de enseñar su atractivo cuerpo. Obviamente, el físico le ha ayudado a obtener fama. Y es afama la ha llevado al posterior reconocimiento.

Pablo Motos, su jefe en El Hormiguero, la describió así en noviembre de 2015: “La pasión, la entrega, la libertad enorme que tienes y la alegría, nos ha conquistado a todos”.

Yo sé que hay mucha gente que se fija en ti porque estás buena”, añadió, y trancas lo suscribió, cortándole: “Eso es indiscutible, Pablo”.

Pero continuó, inspirado: “Gente que se fija en ti por lo que llevas por fuera, pero nos hemos dado cuenta de que lo mejor de ti está dentro. A mi me has robado el corazón, y te admiro mucho Pilar”.

La atractiva mujer de Sergio Ramos no podía parar de llorar. Las palabras de Motos le llegaron a lo más profundo de su corazón, porque no hay nada como sentirse valorado como persona.

De hecho, Pilar soltó las primeras lágrimas en cuanto Pablo pronunció las siguientes palabras: “Hoy es el último día. Te vas a tener el bebé”. Ya se imaginaba lo que se le venía encima.

Emocionada, la presentadora de programas como Ninja Warrior –no repetirá al frente de la segunda edición– no podía contener el llanto mientras Pablo le regalaba los oídos. Pero dejó muy claro que volvería.

Vengo en nada, ¿eh? Lo tengo y vuelvo”, dijo Pilar Rubio con humor. Y así fue. Al poco tiempo volvía a estar en El Hormiguero al pie del cañón.

Lo que ocurrió entonces fue como un déjà vu. La mujer de Ramos está a punto de tener su tercer hijo. Embarazada de siete meses, ya está cerca de salir de cuentas.

Y en el programa de Motos le están preparando una nueva sorpresa donde, a buen seguro, Pilar volverá a romper a llorar. Habrá que estar atentos.