La bronca con Miguel Torres en Málaga (y Paula Echevarría está en el lío)

stop

El futbolista se mete en un follón en el conjunto andaluz

16 de marzo de 2018 (12:06 CET)

Al borde del abismo. El Málaga se va irremediablemente a Segunda División. Si las cosas no cambian a cortísimo plazo, el conjunto andaluz descenderá después de 10 temporadas en la máxima categoría.

De hecho, si bajan sería la tercera temporada en Segunda en los últimos 20 años, lo que demuestra el fracaso monumental de los malagueños.

Ruedan las primeras cabezas en Málaga

El primer señalado fue el técnico Míchel González, al que destituyeron de su cargo en enero. Pero con José González, el nuevo míster, las cosas no han mejorado en absoluto, lo que deja a los jugadores como los máximos responsables de la nefasta situación.

En este sentido, son varios son los señalados en el equipo albiceleste, pero  hay uno que se lleva la mayoría de acusaciones.

Miguel Torres, señalado

Este es Miguel Torres, que se ha pasado casi toda la temporada lesionado y que en su regreso a los terrenos de juego ha ofrecido un rendimiento muy bajo.

En concreto, hace cinco jornadas que regresó a las convocatorias, pero solo ha disputado uno de los partidos.

El motivo de su baja forma, apuntan fuentes cercanas al vestuario, responde a los viajes continuos que se marca a Madrid para ver a su nueva amante, Paula Echevarría. Ninguno de los dos ha confirmado públicamente la relación, pero se conoce que han mantenido varios encuentros en la capital de España. No se les ha visto juntos, pero sí que han acudido a los mismos lugares a las mismas horas. Más claro, el agua.

Y ya lo dicen: afortunado en el juego, desafortunado en amores. El jugador tiene contrato hasta el 2020, pero si el jugador no se centra más en el equipo le abrirán las puertas de par en par. Si el Málaga desciende, no dudarán en rescindirle el contrato al zaguero.

Los responsables le exigen más compromiso. No están dispuestos a mantener a un jugador que se pasa media temporada lesionado y la otra media haciendo viajecitos a Madrid. Menos aún si además es uno de los capitanes del equipo. O Torres espabila, o se queda sin equipo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad