Los Reyes Felipe y Letizia | EFE

Felipe VI o la infidelidad que la Reina Letizia no perdona (“Ni perdonará jamás”)

stop

El nuevo lío que pone patas arriba la Zarzuela

08 de noviembre de 2018 (17:00 CET)

La que se está liando en la Zarzuela es de las buenas. Y es que hace poco pudimos saber que la infanta Cristina está muy cerca de volver a formar parte de la Familia Real. Un título que perdió cuando los líos judiciales de su marido (que está cumpliendo condena) Iñaki Urdangarín empezaron.

El caso es que hace apenas unos días la familia se volvió a reunir tras mucho tiempo con motivo del cumpleaños de la reina emérita Sofía. Un cumpleaños que se ha vendido como un encuentro plácido y distendido.

No lo fue. Ni mucho menos. Es más, diversos medios afirman que la tensión entre la Reina Letizia y Cristina fue más que palpable.

La infidelidad que la Reina Letizia no perdona

Y es que no es ningún secreto que las dos cuñadas no es que se llevan precisamente bien. El motivo es más que obvio: Letizia nunca perdona, “ni perdonará jamás”, como cuentan desde dentro, que Cristina y su marido dejaran en tan mal lugar a la corona con sus trapicheos lejos de la ley. Una infidelidad a la corona que la Reina aún tiene muy presente.

Si bien es cierto que solo Iñaki ha salido condenado, la imagen de Cristina declarando ante un juez con la foto de su hermano colgada en la pared hizo mucho daño a la institución.

Y si algo quiere Letizia es preservar la institución. Por encima de todo. De ahí que no quiera saber nada de Cristina ni, obviamente, de su marido. Cuanto más lejos, mejor. El problema es que los reyes eméritos están trabajando mucho para que su hija se separe definitivamente de Urdangarín y, como ya ha ocurrido con Elena, pueda volver a formar parte del día a día de la Familia Real.

Un lío que, cómo no, sitúa al Rey Felipe en una posición muy delicada. Por un lado tiene a su mujer apretándole para que no acceda y deje fuera a sus hermanas de todo lo relacionado con la corona y, por otro, a su familia pidiéndole que reflexione, que baje el tono y que se relaje en ese sentido. El lío está más que servido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad