Cristina Pedroche | Atresmedia

El último escote de Cristina Pedroche (y los palos): “¡Garrula!”, “Choni” o “¡Se te salen!”

stop

El enésimo lío de la colaboradora de 'Zapeando' en las redes sociales

10 de enero de 2019 (14:11 CET)

Cristina Pedroche lo ha vuelto a hacer. Sí, con una simple imagen en Instagram ha conseguido que todo el mundo hable de ella. “Es lo que busca”, aseguran muchos en las redes. No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que a la colaboradora de Zapeando le gustan los estilismos extremos.

Y ahora lo ha vuelto a demostrar. Un estilismo que, como podemos ver en la imagen, es del todo menos corriente. Un mono muy apretado de color fucsia, unos pantalones de cuero y unos taconazos que quitan el hipo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Yeahhh🔥🤘🏾🔥

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

El escote que arrasa en Instagram

Sin embargo, lo que más ha llamado la atención ha sido el tremendo escote que luce la mujer de David Muñoz. Un escote que ha despertado toda clase de reacciones. Por un lado, como era de esperar, hay quien ha alabado la apuesta de Cristina por sacar a relucir sus atributos: “Espectacular”, “Qué escotazo” o “Eso sí que es tener pechonalidad”.

Sin embargo, hay quien la ha criticado por su estilismo y por ser una “¡Garrula!” o una “¡Choni!”. Y es que no han sido pocos los comentarios en este sentido: “Yo soy tu y cambio al estilista”, “escasilla anda de pecho. Gracias al relleno wonderbra se le levanta algo”, “Ese mono de 4 tallas menos que la que calzas... respira respira”, “Parece que hoy el estilista estaba de vacaciones”, "¡Se te salen!" o “Que pena si no luces tetas no te miran” son algunos de ellos.

Lo cierto es que, como es habitual en Pedroche, ella ni ha entrado a valorar las opiniones de sus seguidores o de sus detractores. Ella hace lo que le gusta y se viste como quiere. Bien que hace.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Feliz año nuevo ❤️❤️❤️

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Eso sí, Cristina sabe muy bien como estar en boca de todos. Algo que, innegablemente, le ha reportado una serie de beneficios que de otra forma nunca hubiese conseguido. Y el modelito en las últimas Campanadas es el mejor ejemplo de ello: que se hable mal o bien de ti, pero que se hable.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad