El lío que pone en riesgo el patrimonio de Cristina Pedroche ("Es un macarra de suburbio")

stop

Las críticas más duras a StreetXO

Los tatuajes de Cristina Pedroche (y uno que no se ve)

10 de abril de 2017 (12:30 CET)

No todo es comer y cantar. En pocos años, Cristina Pedroche y David Muñoz se han convertido en una de las parejas más estables y unidas del panorama mediático. El matrimonio levanta pasiones, por lo que es perseguido por los flashes y todo lo que hacen es analizado con lupa.

La televisiva y el chef se conocieron en un showroom. Como ellos mismos han desvelado, la atracción fue total desde el primer momento: un flechazo. Desde entonces, no se han separado y han afianzado el romance a marchas forzadas.

Tanto es así que la vallecana y el madrileño ya se han dado el 'sí, quiero'. En 2015, Cristina y Dabiz nos sorprendieron con una boda de lo más peculiar. En su casa y con vaqueros, los dos personajes pusieron el broche a su historia de amor.

Para lo bueno y para lo malo

Ahora, dos años más tarde, el amor entre ambos sigue brillando delante y detrás de las cámaras. Y es que la pareja no se separa ni a sol ni a sombra. Forman un auténtico tándem.

De hecho, tal es la confianza que se tienen, que Pedroche se ha convertido también en socia de Muñoz. Tal como desvelan varios medios, la colaboradora de Zapeando ha invertido gran parte de sus ahorros para hacer realidad un proyecto inédito: StreetXO London.

Como ya desveló Diario Gol, el nuevo restaurante londinense es el fruto de una inversión de 2,5 millones de euros. Una escandalosa cifra que el matrimonio ha afrontado unidos.

Así pues, el resultado y la acogida que este local está teniendo afecta directamente a Cristina. Se lo ha jugado todo al as.

La crítica más dura

En este caso, las primeras reacciones no han tardado en llegar. Mientras que las buenas críticas corren como la pólvora, las opiniones desfavorables también escalan posiciones.

Tanto es así que Salvador Sostres ha protagonizado en ABC una de las críticas más duras hacia el nuevo restaurante de la pareja. "Mi amigo tuvo una de las experiencias gastronómicas más desagradables y nefastas de su vida. Música de after, camareros tatuados y agujereados como si fueran camellos, ruido infernal, humos que te dejaban la ropa más que para lavarla, para darla a Cáritas. Y unos platos infames: desde una fideuá quemada, hasta unas truculentas croquetas de aspecto tan lamentable como su sabor", afirma sin pelos en la lengua.

"Lo más grave no fue el horror de Streetxo, sino, una vez más, la indigencia moral de su propietario. Al salir del antro, publicó Jaume las fotos de los tremendos platos y unas consideraciones sobre ellos. David Muñoz, que estaba en Londres, quería llamarle. Le llamó para pedirle explicaciones, amenazándole con despedir al camarero que les había atendido si no retiraba los tuits", asegura en la misma línea el periodista.

Aquí no queda todo. "David Muñoz es una triste pantomima. En nuestro país nadie le ha desenmascarado porque tenemos una crítica gastronómica inculta y corrupta que no sabe nada más que obviedades; y así hemos encumbrado a un macarra de suburbio", concluye sin tapujos.

Las palabras publicadas en ABC dejan en evidencia el nuevo proyecto del matrimonio, así como la cara más amarga de Dabiz. Y es que por el momento, Pedroche hace oídos sordos y sigue apoyando a su chef sin miramientos. Se ha jugado mucho. No deja a nadie indiferente.

 

Mi Xef...mi todo @dabizdiverxo ❤ #elxef4 #mixef

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el9 de Abr de 2017 a la(s) 12:38 PDT

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad