El lado oscuro del viaje de Sara Carbonero a Senegal (“Esto no es un safari”)

stop

La mujer de Iker Casillas desentona en ayuda humanitaria

Sara Carbonero tiene una gran cicatriz

05 de octubre de 2017 (20:29 CET)

Senegal es uno de los destinos más frecuentados para ir a ayudar como voluntario. Para conocer la realidad de una África pobre y dramática, donde las personas hacen locuras para sobrevivir.

Sara Carbonero, presentadora en excedencia y empresaria de la moda, se unió recientemente a una expedición comandada por UNICEF para conocer la situación de la maternidad en Senegal.

La mujer de Iker Casillas ha publicado diferentes fotos y posts en sus redes sociales para hacerse eco de esta realidad dura que viven tantos millones de personas. Aunque ello le ha reportado algunas críticas

Sara intenta acercar una realidad muy dura a sus seguidores. Pero la verdadera pregunta es: ¿Hace ella todo lo que realmente puede para ayudar?

Es muy fácil ponerse la camiseta de UNICEF y marchar a Senegal a gastos pagados durante una semana para observar esa realidad. Difundir es una labor muy importante, pero ayudar allí también.

En las redes sociales no han tomado muy en serio a Sara porque no suele hablar de estos asuntos a sus fans. Ella es bastante monotemática con el mundo de la moda.

Por eso algunos le echaron en cara que estuviese más pendiente de tocarse el pelo para salir bien en la foto que de dar apoyo real a esas familias. Habló del talento de esas madres sin medios, cuando lo que hacen es un sacrificio enorme. La reportera estaba totalmente fuera de hábitat, como se pudo ver en vídeo. 

Es por ello que algunos la definen bajo un nuevo concepto de moda: voluntourist. Y le recuerdan que “esto no es un safari” para sacar fotos a los animales. Son personas que piden a gritos dignidad. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad