La Reina Letizia| EFE

El diario de la Reina Letizia pone patas arriba la Casa Real (y a Felipe VI)

stop

El as bajo la manga de la monarca

02 de enero de 2019 (14:17 CET)

Alucinada. La Reina Letizia se quedó con la boca abierta durante los primeros meses en los que pasó a formar parte de la Familia Real. Sus primeros tiempos como pareja y posteriormente esposa de Felipe VI no fueron fáciles de asimilar para la ex de Televisión Española.

Como buena periodista que era, Letizia sabía dónde se metía. Era consciente de los secretos y entresijos de los que sería testigo durante el resto de su vida. Pero no imaginaba hasta qué punto.

Asuntos ante los que en ocasiones no supo ni cómo reaccionar. Top secrets de estado a los que a día de hoy todavía no da crédito. Relatos con los que la ex de Televisión Española nunca quiso tener nada que ver.

Letizia Ortiz, en el punto de mira

Todo ello al margen de las situaciones que Letizia Ortiz vivió como nueva Reina de España. Y es que muchos nunca han soportado que una ‘plebeya’ haya pasado a ser la esposa del Jefe de Estado.

En este sentido, no son pocos los que han querido sacar trapos sucios de Letizia a la luz con tal de desacreditarla y hundirla. Entre ellos, por ejemplo, un Iñaki Urdangarín que la criticó hasta la saciedad. Al parecer, siendo él también un 'plebeyo', no quería ser menos que Ortiz. Se dice que incluso Felipe tuvo que pararle los pies a su cuñado, pues los dardos ya pasaban de castaño oscuro.

Iñaki Urdangarín pide al Constitucional salir de prisión. Iñaki Urdangarín | EFE

Ataques a la Reina Letizia

Por todo ello, son muchos los que se la tienen jurada a Letizia. No la consideran “de los suyos”. Y son muchas las perrerías en las que la han intentado meter.

Episodios que aparecían en el cuaderno donde la monarca se apuntaba todo lo relacionado con su día a día. Una libreta que le ordenaron destruir con tal de que nada de lo que había allí escrito saliera a la luz. Y ya no porque Letizia lo pudiera usar contra los que quisieran apuñalarla por detrás, sino porque pudiera perderla y que cayera en malas manos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad