David Bustamante destapa el montaje de Paula Echevarría con Miguel Torres

stop

El cantante ya conoce las intenciones de la de Candás

Paula Echevarría o el bikini que lía la de Dios (“¿Nos tomas por tontos?”) | EFE

22 de febrero de 2018 (13:37 CET)

Pillados. O no. Paula Echevarría y Miguel Torres fueron cazados recientemente en el hotel Villa Magna de Madrid, en la que a priori fue una de las citas que en los últimos días ha tenido la pareja.

Sin embargo, muchos medios apuntan a que no se estaban escondiendo y que precisamente lo que buscaban era que se les viera en público. Sobre todo la señalan a ella y a que el asunto responde a una estrategia de la actriz.

La estrategia de Paula Echevarría

Según asegura Vanitatis, Paula quiere que su romance con el futbolista del Málaga se haga público con tal de acelerar el divorcio con David Bustamante, con el que tuvo una hija y rompió una historia en el 2017 que se remontaba 13 años atrás.

De hecho, confirman que la de Candás incluso dejó el coche en la puerta del hotel con tal de que nadie perdiera detalle de su cita con el ex del Getafe y del Real Madrid.

Asimismo, según el Economista, la relación que mantienen ni siquiera es seria. Concretamente la califican como “follamigos” y aseguran que más allá de las citas intempestivas en hoteles no existe nada más. Una información que reafirma el hecho d que las intenciones de Paula pasan por romper y distanciarse definitivamente de Bustamante.

Paula Echevarría no pierde el tiempo

Esta sería la segunda relación que se le adjudica a Paula desde que empezó a correr la voz de que se había terminado con David.

Antes de Torres, Chiqui Calleja, es el que ocupó el corazón de Echevarría durante unas semanas. Una relación que fue realmente breve.

Se trata de un importante empresario de la clase alta madrileña que frecuenta La Junta, el grupo de amigos al que pertenece la it girl.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad