Cristina Pedroche tapa un escándalo de David Muñoz (“Macarra de suburbio”)

Cristina Pedroche tapa un escándalo de David Muñoz (“Macarra de suburbio”)

stop

La modelo vallecana y esposa del chef alucina con las malas críticas del restaurante

10 de enero de 2018 (18:40 CET)

Un macarra de suburbio”, es la frase que el polémico Salvador Sostres escogió para describir al chef David Muñoz en uno de sus artículos. Hace un tiempo.

Los calificativos elegidos por el articulista todavía colean. Y los escándalos que se le acumulan al propietario de StreetXO y DiverXO no cesan.

Cristina Pedroche intenta tapar los desastres de la cocina de su marido. A la desesperada, ya que la mala reputación que se está labrando es difícil de combatir.

Con su evento campanadas, la vallecana ha logrado que solo se hable de ella durante unos días. Incluso el diario más leído del Reino Unido, el The Sun, le dedicó unas líneas. Marketing, al fin y al cabo, para promocionar StreetXO Londres.

Y es que la Pedroche se ha convertido en socia del negocio desde hace un tiempo. Poco después de lograr que se desvinculase la ex de Dabiz.

Sin embargo, la pelea que debe librar es dura. Las críticas negativas siguen llegando al tres estrellas Michelín. Algunas son peores que las palabras de Sostres.

La última registrada en Trip Advisor data del pasado 4 de enero. Empezaba bien: “La calidad de los platos y puesta en escena Del local incuestionable , ya conocemos al precursor y es indudable”.

Pero terminaba fatal: “Si vamos a este tipo de restaurantes es para vivir una experiencia especial y no para que nos traten como una manera de hacer dinero rápido”.

David Muñoz será protagonista esta noche en MasterChef Junior. Y no serán pocos los que recuerden que su programa, El Xef, cerró por falta de audiencia y por las numerosas críticas que recogió el personaje, especialmente mal hablado.

Así fue la experiencia de Sostres:Música de after, camareros tatuados y agujereados como si fueran camellos, ruido infernal, humos que te dejaban la ropa más que para lavarla, para darla a Cáritas. Y unos platos infames: desde una fideuá quemada, hasta unas truculentas croquetas de aspecto tan lamentable como su sabor".

"Lo más grave no fue el horror de Streetxo, sino, una vez más, la indigencia moral de su propietario”, continúa el escritor.

Y zanja con vehemencia: "David Muñoz es una triste pantomima. En nuestro país nadie le ha desenmascarado porque tenemos una crítica gastronómica inculta y corrupta que no sabe nada más que obviedades; y así hemos encumbrado a un macarra de suburbio". 

David Muñoz vestido campanadas