Cristina Pedroche tapa el último lío que persigue a David Muñoz

stop

El silencio más sospechoso de la vallecana

Cristina Pedroche como nunca la habías visto| EFE

25 de octubre de 2017 (12:42 CET)

Sin noticias. Desapareció y pasó a mejor vida. Nada se sabe en Mediaset sobre el retorno del programa El Xef a la pequeña pantalla.

Se trata del espacio protagonizado sobre David Muñoz y que retrataba el día a día en su restaurante DiverXO en su primera temporada y que combinaba en la segunda el del restaurante que tiene en Madrid con el que abrió en Londres, StreetXO.

Un programa que tuvo una buena audiencia en su primer año pero que en el segundo fue un auténtico fracaso.

Pérdidas

Según apunta ElComidista.com, a la productora le costó dos millones y medio de euros, pero los réditos no fueron los esperados.

A los espectadores, tal y como expresaron muchos en las redes sociales, se hartaron del mal vocabulario del marido de Cristina Pedroche, así como del trato que tenía con sus empleados. Los aires de divo y sus sobreactuaciones tampoco gustaron nada a los seguidores.

Suspendido

A todo ello  hay que sumar la mala organización y los problemas que ponía Muñoz en cada uno de sus rodajes.

Con todo, la producción de una tercera temporada es algo que quieren evitar en la cadena, pues prefieren ahorrarse el baño de palos que se llevaron por la emisión.

Un asunto sobre el que Pedroche no ha dicho una sola palabra. Su silencio no tendría más importancia si en su momento no hubiera realizado una defensa a ultranza de su pareja y su programa. La vallecana incluso salió a defender las malas formas de su marido, tanto en el trato como en el habla.

Un detalle muy impropio de una influencer, tal y como justificaron muchos en las redes sociales.

Por un lado, porque que se las da de buena comunicadora, con lo que las malas palabras no deberían tener cabida en su discurso. Por otro, porque siempre presume de la humildad de sus orígenes y parece haberse olvidado de que hay que tratar con respeto al prójimo, por inferior que sea socialmente.

Parece que a la madrileña no le gusta tanto hablar sobre las cosas que no van tan bien en la vida de la pareja y sí hacerlo solo sobre las cosas buenas. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad