Así es la dieta más radical de Cristina Pedroche | EFE

Cristina Pedroche se estrella: “Trepa”, “Cuentista”, “Vividora” (y otras lindezas)

stop

Los seguidores de la vallecana le quitan la careta

27 de octubre de 2017 (12:45 CET)

Basta de engaños. Muchos seguidores de Cristina Pedroche están cansados de la vallecana. El principal motivo: el uso publicitario indiscriminado que hace de su cuenta de Instagram.

La madrileña acumula nada menos que 1,5 millones de followers en la red social, pero cada vez son más los que no ocultan su decepción con la comunicadora.

Los seguidores están al límite y es que la madrileña crea cada vez más sentimiento de animadversión.

Lindezas

Trepa”, “cuentista” o “vividora” son solo algunos de los adjetivos con los que los internautas definen a la colaboradora de Zapeando, de la que apuntan que se aprovecha de sus admiradores, pues solo usa Instagram para llenarse los bolsillos. “Es como un Teletienda”, apuntan.

Y no solo eso. Los que la admiraban apuntan a su falsedad cuando aseguraba que estaba contenta con su físico, cuando lucía algunos kilos de más. Afirman que la extrema delgadez de la que presume en su muro de la red social es buena prueba de que muy contenta no estaba con su apariencia.

Captura de pantalla 2017 10 27 a las 10.18.38

Asimismo, opinan muchos seguidores que a la vallecana no le queda otra que lucir tipo, pues Pedroche se ha convertido en un producto exprimido y que vive solo de enseñar y de sus transparencias.

Más allá

No sería un problema mayor si solo fueran los usuarios de internet, pero es que algunos responsables de los medios de comunicación piensan en esta línea.

Así lo demuestra que no haya renovado para trabajar en ninguno de los espacios que ha presentado en solitario. Fracasos como Tú sí que sí o Dentro de… todavía duelen a las productoras. Y a la vallecana. Tanto como la no continuidad en Pekín Express, que nunca tuvo éxito mientras Pedroche lo conducía. A pesar de la publicidad extrema que le hacían al programa y a Cristina desde Zapeando.

El que sí la renueven para presentar las campanadas deja claro que hasta los directivos de las cadenas no tienen en cuenta a la comunicadora para nada que sea serio o que no tenga un contenido subido de tono.