Cristina Pedroche sale a palos de Londres (¡Ojo a la bronca!)

stop

Los focos británicos se centran en la vallecana

Cristina Pedroche y David Muñoz salen a palos| EFE

05 de julio de 2017 (12:56 CET)

Cristina Pedroche atraviesa un gran momento. Profesionalmente combina sus colaboraciones en Zapeando con la presentación del espacio Dentro de…, mientras no deja de aceptar compromisos con diferentes marcas comerciales, así como hace unas semanas se estrenó en las pasarelas.

Personalmente vive un idílico amor junto al televisivo chef David Muñoz. Ambos declaran su amor mutuo continuamente en las redes sociales, mientras sus seguidores muestran auténtica adoración por la mediática pareja. Pero solo en España. Y es que en Inglaterra, donde Muñoz regenta el restaurante Street XO,  ha recibido una lluvia de críticas bestial.

Concretamente ha sido Fay Maschler, crítica gastronómica del diario Evening Standard, que este martes publicaba un artículo en el que dejaba de vuelta y media el local de David.

La comunicadora destacó una "decoración excéntrica del restaurante y el bullicio, que no deja lugar a la conversación". "Las sillas tienen una medida equivocada para las mesas negras de mármol, o viceversa, lo cual hace la conversación difícil pese a que ya está aniquilada por la música que golpea y las interjecciones constantes de los camareros, desesperados por impartir 'el concepto' del restaurante", explica Maschler.

Tampoco gustó la vestimenta de los trabajadores del local. Señala que parece que vayan con "camisas de fuerza, algo que considera "ofensivo y hasta cuestionable legalmente". Los nombres de los platos también fueron señalados por Fay.

'Trip Between Andalusian and Bangkok's Beaches', 'Ramen Hong Kong Madrizzzz', 'Passion Red!!!!' son algunos. La crítica subraya que "estas exclamaciones histéricas manchan las pequeñas descripciones de lo que ha sido llamado (no por Muñoz) fusión Asia-Europa-América del Sur de un tío que ha trabajado en Londres en Nabu, Nahm y Hakkasan".

Una elevada cuenta para una comida "provinciana"

La ración que más gustó a la periodista fue el "lechón de cerdo cubierto con huevos de codorniz fritos y cangrejo con chilli", aunque aseguró que "el crustáceo crujía" y la salsa no presentaba la viscosidad adecuada.

Y finalmente el estallido. El precio del menú dejó sin palabras a Maschler: "La cuenta es probablemente el doble de lo que debería ser, pero el ruido hace imposible discutirla".

La redactora concluye confirmando que la "supuesta innovación" del chef es "provinciana y desfasada". "Muñoz menosprecia los grandes avances que se han hecho en la gastronomía", finaliza.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad