Cristina Pedroche | Atresmedia

Cristina Pedroche o la pasta que gana por salir con Frank Blanco, Anna Simon (y compañía) en Zapeando

stop

La mujer de David Muñoz y las cifras que te dejarán a cuadros

06 de mayo de 2019 (16:05 CET)

Si hay una celebrity que no para de crecer en nuestro país esa es Cristina Pedroche. La colaboradora de Zapeando ha pasado de ser una más en el programa de Frank Blanco junto a Anna Simon a ser una de las más buscadas por las marcas.

Y es que, ya sea por sus polémicas, por sus modelitos, por sus posados desnuda o semidesnuda o simplemente por su simpatía y por su buen feeling con la cámara, lo cierto es que Pedroche es ya una de las más seguidas en las redes.

Y eso al final se acaba convirtiendo en beneficios económicos. Y no precisamente menores. El hecho de estar muchas tardes en la pequeña pantalla le ha servido para ir ganando un nombre y (al margen de su ‘boom’ en Las Campanadas) y estar en las listas de las marcas top para colaborar con ellas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cada uno va a hacer la compra como quiere 🤣🤣🤣 Yo me llevo todas mis @ipanemaespana ❤️❤️

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Lo que gana Cristina Pedroche

De hecho, cuentan los expertos en redes sociales y en influencers que, teniendo en cuenta el número de seguidores y la repercusión que suelen tener su post, Pedroche podría estar ganando entre 3.000 y 5.000 euros por cada publicación patrocinada.

Eso sí, lo gordo llega con las campanadas con anuncios. Y es que ahí, siguiendo con la opinión de los expertos, podría estire embolsándose entre 100.000 y 180.000 euros por campaña.

Y ojo porque, tal y como ella misma ha desvelado en alguna que otra ocasión, son muchas las ofertas que rechaza a diario. “Recibo hasta cinco o seis ofertas de trabajo al día, a veces, más. Rechazo muchas, porque cuando dices que no, llegas más lejos” apuntó hace un tiempo en una entrevista.

Lo cierto es que, pese a que rechace mucho, Cristina está aprovechando su momento como pocas. Entre otras cosas porque sabe que no siempre será así. Pero de momento, cómo no, a subirse al carro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad